El masaje potencia el bienestar del bebé

El masaje infantil es una antigua tradición en muchas culturas que se ha redescubierto en Occidente. Por medio de la estimulación táctil, los padres estamos alimentando el contacto afectivo con el bebé y estableciendo los primeros lazos del vínculo que nos unirá para siempre.

Descubrir paso a paso esta técnica sutil, tierna y agradable que ayuda al bebé a soltar su cuerpo y a tonificar su musculatura ha abierto una nueva ventana a muchas madres, que han sabido encontrar como yo, la llave para relajar y calmar a sus bebés cuando lo necesitan y así disfrutar mucho más de la experiencia de ser madre. Existen muchos tipos de masaje y cada uno de ellos está indicado para un momento en particular.

Tipos de masajes para bebés

El masaje infantil

El masaje relajante es una experiencia sensorial muy especial para el bebé porque le ayuda a conciliar el sueño, le calma y le prepara para dormir plácidamente. Tanto los padres como el bebé deben estar relajados para disfrutar de este masaje en la intimidad y sin interrupciones. Después del baño, antes de cenar o media hora después de su toma, es el momento ideal para disfrutarlo. Otro tipo de masaje que ayuda a superar, tanto al bebé como a los padres, la irritabilidad que causan los cólicos del lactante durante los primeros meses de vida son los masajes abdominales.

Realizar suaves movimientos circulares, en el sentido de las agujas del reloj, sobre el vientre del bebé mientras movemos ligeramente sus piernas hacia arriba y hacia abajo, ayudó mucho a mi bebé a mejorar su malestar y a estar menos incómodo cada día. Mediante la técnica del masaje abdominal, mi bebé y yo aprendimos un excelente recurso para calmar sus molestias. Debido a que los cólicos se iniciaban siempre a la misma hora, un masaje media hora antes de que aparecieran le ayudó a superarlo y al cabo de una semana de masaje empecé a notar que el tiempo que duraban sus cólicos era cada vez menor.

Los masajes estimulantes también nos gustaban a los dos. Por la mañana, antes de vestirle, le animaban para comenzar su sesión de juegos. Aunque hay un masaje para cada momento del día, no debemos abusar de ellos. Sólo los padres, y más concretamente las madres, tenemos un sexto sentido para interpretar lo que le pasa a nuestro bebé. Utilizar un masaje relajante un día cuando le notemos más nervioso, ofrecerle un masaje estimulante cuando veamos que está algo decaído o iniciar la técnica de masaje abdominal cuando tiene cólicos puede ser el pequeño gran secreto de los padres para potenciar el bienestar de nuestro bebé.

Puedes consultar estos vídeos para aprender a hacer masajes al bebé. Te explicamos de la mano de una experta cómo hacer masajes relajantes, para aliviar los cólicos o masajes estimulantes

Marisol Nuevo.