Zambullidas peligrosas de los niños en la piscina

Acabo de volver de unas minivacaciones y durante estos días se me han puesto los pelos de punta al ver a los niños jugar y zambullirse en el agua en lugares poco apropiados para su seguridad. Y es tirarse desde árboles, desde rocas en los acantilados o en lugares poco profundos de la piscina puede causar lesiones y traumatismos peligrosos, sobre todo, cuando se tiran de cabeza.

Accidentes con las zambullidas de los niños en el agua

El peligro de zambullirse en la piscina

Según datos del Ministerio de Sanidad, se calcula que las malas zambullidas producen cada año entre 40 y 100 lesionados medulares. Para evitarlo, fuentes del Ministerio de Sanidad apelan al sentido común de los bañistas, ya que la mejor manera de evitar estas lesiones que, en algunos casos, pueden llegar a ser graves, es reconocer bien el calado y la profundidad de las aguas antes de tirarse.

Conviene zambullirse varias veces de pie antes de hacerlo de cabeza, sobre todo, en calas marítimas y embalses naturales de agua dulce, para comprobar la profundidad del lugar donde vamos a bañarnos con los niños. Los acantilados y también los lagos o las pozas de algunos ríos son especialmente peligrosas ya que al encontrarse en zonas montañosas pueden presentar irregularidades del terreno y zonas poco profundas que pueden dañar o lesionar algunas partes del cuerpo, sobre todo la cabeza y el cuello, cuando nos zambullimos a toda velocidad desde una cierta altura.

Comprueba que el agua tiene suficiente profundidad

Los padres debemos tener en cuenta estas consideraciones durante las vacaciones con nuestros hijos. La mayoría de los niños no ven el peligro, son poco precavidos, y en su deseo de divertirse prima correr riesgos que pueden perjudicar su salud. Por este motivo, evita que tus hijos se tiren de cabeza en zonas que no conocéis o en aguas poco profundas, comprueba que la zona tiene el calado suficiente para zambullirse y procurad no bucear en aguas turbias o con muchos bañistas.

En la piscina, advierte a tus niños que no deben tirarse de cabeza en la zona donde cubre poco para evitar que se den con la cabeza contra el suelo. Así mismo es recomendable tirarse siempre de cabeza con las manos por delante para amortiguar el impacto en caso de colisión y mucha precaución con los mortales, volteretas y otras piruetas al borde la piscina, en puentes, acantilados o zonas rocosas porque una caída puede ocasionar una grave lesión.

En caso de accidente, Cruz Roja recomienda inmovilizar el cuello del herido, evitar mover la columna y avisar a un profesional para que acompañe al accidentado, evitando los vehículos utilitarios particulares, si es necesario el traslado a un hospital. Y recuerda, divertirse con responsabilidad y precaución es doblemente divertido.

Marisol Nuevo