Libros infantiles para estimular la lectura de los niños

Un libro es el mejor compañero de viaje, al que podemos recurrir para momentos de descanso y relax. Una sana costumbre que debemos inculcar a los niños, aunque a muchos papás y mamás les parezca imposible que la lectura pueda sustituir a las videoconsolas o a la televisión.

Sin embargo, es importante tener la sagacidad de un lince o la visión de un águila cuando se trata de sentar las bases de una buenas rutinas en los niños. Aprovechar la oportunidad de hacerlo en el momento adecuado, es fundamental para que algo como la lectura en solitario le empiece a gustar a un niño.

Pon un libro en las manos de los niños

Niños leen

Así recuerdo que llegó un momento en que mi hijo mayor se negó a dormir la siesta. Hasta entonces, la lectura de libros, cuentos y fábulas eran sus temas favoritos, y siempre leíamos juntos unas veces conmigo y otras con su padre.

En ocasiones, ya el cuento lo leía él y cuando empezó a ponerse rebelde con el tema de la siesta, le invité a leer, para no tener que dormir. Durante la media hora que nosotros descansábamos un rato después de comer, él se quedaba leyendo en el salón lo que más le gustaba. Así, de un verano a otro, por preferencia personal, ha pasado de los cuentos y fábulas, a las historias divertidas de Gerónimo Stilton y después a las narraciones de Harry Potter.

La sana costumbre de leer para los niños

Pero no creas que todo fue así de fácil. La mayoría de los días, sobre todo, al principio, prefería quedarse en el sofá jugando a la consola y siempre me pedía si podía quedarse hoy un ratito viendo la televisión. Cuando le decía que no, se enfadaba y cogía el libro a regañadientes. Cuando empezó a ver que lo de la consola no colaba, que la televisión no era una idea que me gustara... empezó a coger el libro, porque me mantuve firme.

Hubo días en que me tuve que ir a dormir la siesta enfadada y la siesta ya no era siesta. Acostumbrado a leer y disfrutar de la lectura en compañía, le costó adaptarse al principio a la lectura en solitario, como cuesta acostumbrarse a todo lo nuevo. Pero, después le ha encontrado el gusto a imaginar un mundo a través de las palabras, donde es uno mismo el que tiene que construirlo, para dejar volar la imaginación durante una narración. Con los juegos de pantalla, esto no ocurre y estamos recortando un aspecto intelectual muy valioso que deben desarrollar los niños. Leer es una inagotable fuente de recursos para los niños.

Por un lado, les ayuda a dominar el lenguaje, poseer un vocabulario más amplio y más rico, no cometer faltas de ortografía, potencia algunas habilidades como la concentración y la atención y les ayuda dejar volar su imaginación. Pon un libro en sus manos.

Presta atención a sus gustos y elige los temas o los personajes que más le gusten. Invítale a que comente sus lecturas con sus amigos, pues durante estas conversaciones surgen recomendaciones de otros libros que han interesado a sus amigos y le pueden apetecer a él. Seguro que no te arrepentirás.

Marisol Nuevo. Guiainfantil.com