Estudiar con Harry Potter: un sueño para los niños

Mis hijos siempre me han sugerido que les encantaría estudiar en Hogwarts, ser compañeros de Harry Potter y aprender magia y hechicería para vivir emocionantes aventuras como las de Harry y sus amigos, pero con los suyos. Y la verdad, es que nunca me había planteado la posibilidad, ni el presupuesto que debería destinar a tales deseos porque a mi mente adulta le cuesta un poco de esfuerzo mezclar la realidad con la ficción.

Sin embargo, unos estudiantes de la universidad de Lehigh, en Pennsylvania (EE UU), me han sorprendido al publicar en su blog un estudio sobre lo que costaría a asistir a la prestigiosa escuela Hogwarts de Magia y Hechicería. El coste total de un año en Hogwarts asciende a unos 31.000 euros (42.752 dólares) y se ha realizado obteniendo un precio medio entre lo que cuesta asistir a uno de los cinco mejores y más prestigiosos internados del Reino Unido y sumando otros gastos. Además de la matrícula, el precio incluye la estancia, los libros, y la compra de todos los materiales que se detallan en la página 51 del primer libro, Harry Potter y la Piedra Filosofal, entre ellos calderos, ingredientes para pociones, varitas mágicas, el uniforme, una capa de invierno, unos guantes de dragón y las batas de trabajo.

Niños en el cine

Vuelta al cole, en Hogwarts

Estos chicos han batido record de visitas en su blog y de respuestas en Twitter. Miles de aficionados en todo el mundo les escriben y visitan preguntándoles si han incluido el precio de las mascotas (sapos, lechuzas o gatos) para sus experimentos, si han realizado una valoración de lo que cuesta una equipación completa de Quidditch, si han incluido el precio de las escobas voladoras o si en Hogwarts hay que pagar a parte las cervezas de mantequilla.

Asistir a un curso en Hogwarts es un sueño para millones de niños y adolescentes en todo el mundo, no sólo para mis hijos. Espero que la Sra. Rowling haya pensado en un exitoso programa de becas para familias numerosas como la de Ron, por ejemplo, ya que sus padres tenían a varios hijos estudiando en Hogwarts y si multiplicamos los 31.000 euros por dos o por tres, la cifra resulta inviable, sobre todo, ahora en tiempos de crisis económica.

Una crisis que, por otra parte, no existe para la saga más rentable de toda la historia del cine, que rompió el record de recaudación en su primer fin de semana de exhibición. Y es que el estreno de la última película de Harry Potter, Harry Potter y las reliquias de la muerte, está siendo un éxito de taquilla en todo el mundo. En casa, es todo un ritual hacer lo posible para sacar las entradas e ir a ver la nueva película, el día del estreno a las 12.00 de la noche. Así, gozamos de la emoción y de la ambientación de una saga que nunca nos defrauda.

Marisol Nuevo.