Nueva técnica para generar más embarazos

Gracias a la reproducción asistida, ya han nacido en todo el mundo más de 3,5 millones de bebés. Y pueden ser muchos más a partir de ahora. Científicos británicos están desarrollando un programa que permitirá obtener más embarazos, y menos nacimientos múltiples y abortos espontáneos.

Esta nueva técnica, que está siendo llevada a cabo en la clínica de Simon Fishel (quién participó del equipo que trajo el primer bebé de probeta al mundo), puede ofrecer más esperanza a un gran número de parejas que hasta ahora no ha conseguido llegar al embarazo. El tratamiento combina controles prenatales convencionales con un nuevo programa de ordenador que puede detectar los óvulos que tengan defectos en los cromosomas y que probablemente conducirán a un aborto espontáneo. Se trata de un perfeccionamiento de la fecundación in vitro (bebé de probeta), en el que se podrá conocer qué óvulos de una mujer están más propensos al embarazo.

Fecundación in vitro

El desafío es remover los óvulos de los ovarios de una mujer, seleccionar uno o dos de los óvulos candidatos al embarazo, y combinarlos con los espermatozoides en el laboratorio. Luego, se escoge el mejor embrión y se lo implanta en el útero femenino. Hoy en día los médicos emplean un microscopio para seleccionar el mejor embrión, en lugar de chequear su ADN. A partir de ahora, se podrá observar todos los cromosomas de un embrión en tiempo real y hacer una mejor selección. La primera paciente, una mujer británica de 41 años en la que habían fracasado 13 tratamientos de fertilidad, se encuentra ahora en su séptimo mes de embarazo. Aún así, los científicos insisten en que la nueva técnica aún se encuentra en una etapa muy temprana. Ellos no quieren generar falsas expectativas a las parejas que están a la espera de un embarazo. Vilma Medina. Editora de GuiaInfantil.com