25% de los niños viaja sin cinturón de seguridad

Uno de cada cuatro niños va al colegio, a excursiones o campamentos, en autocar, sin llevar el cinturón de seguridad puesto. Aunque desde hace dos años existe una normativa que obliga la implantación de una sujeción en este tipo de transporte, no existe regla alguna que garantice la sujeción de los niños en ellos.

Por esta razón, el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) pide que se apruebe un reglamento español de seguridad infantil para estos vehículos. En un turismo, cuando el conductor es sorprendido sin haber puesto el cinturón, pierde 3 puntos de su carnet de conducir. La seguridad en este caso está bastante resuelta. Pero en el caso de los niños, aún queda mucho por hacer, tanto en turismos como en autocares. Se estudia la implantación de una butaca con un sistema de anclajes o una sillita sujeta al respaldo de la butaca en el sentido contrario a la marcha, para los más pequeños, como también varias propuestas de sistemas que aumentan la seguridad de los niños en el transporte escolar, como los cinturones de altura regulable o el cojín elevador sujeto al asiento. Se observó que tanto el cinturón de 2 puntos (de un lado a otro de la cintura) como el de 3 puntos (del hombro a la cintura), deberían estar adaptados al tamaño de los niños. Si no es así, aunque el niño esté retenido en el espacio de seguridad, puede presentar riesgos de lesión en la cabeza, en el cuello y la zona abdominal, en caso de un accidente.

Imagen

El RACC también recomienda incluir una modificación del reglamento de conductores para que el límite de alcoholemia tolerado sea cero para los conductores de transporte escolar y que se realice al menos un simulacro de evacuación con un vehículo completo. Creemos que el cinturón de seguridad es tan importante como cualquier pieza, frenos, cambio de marcha, etc., de un vehículo. Al mismo tiempo, creemos que la normativa que obliga su uso es tan imprescindible cuanto el cuidado de los padres y de los conductores que están al frente de un vehículo en asegurar que los niños están debidamente seguros. Ellos son los responsables directos de la seguridad de los niños en un medio de transporte.