NO al agua del grifo durante el embarazo

Beber agua del grifo es un hábito sano y barato adoptado hace años en muchas ciudades importantes como Madrid y Nueva York, como medida de ahorro y para disminuir el consumo de agua embotellada, cuyos envases contaminan y no protege el medioambiente. Sin embargo, un grupo de investigadores, en Reino Unido, acaba de revelar que el agua del grifo no es recomendable para las mujeres que están embarazadas. Las que consumen agua del grifo durante el embarazo pueden dar a luz a niños con problemas cardíacos, con defectos cerebrales graves, o con paladar o labio leporino.

El embarazo y la desinfección del agua

El embarazo y el agua del grifo

Normalmente, se utilizan varios subproductos del cloro para desinfectar el agua del grifo y así evitar enfermedades en las personas que la consumen. Por otro lado, la exposición prenatal a estos productos puede aumentar los defectos en los niños.

Los datos de 400.000 niños nacidos en Taiwán fueron observados y estudiados. Los resultados revelaron que la exposición a niveles alto, medio o bajo de subproductos del cloro, aumentó el riesgo de 11 defectos de nacimiento comunes. El consumo de agua con altos niveles de estos subproductos aumenta el riesgo de padecer defectos del tabique ventricular, paladar leporino y anencefalia, donde falla el desarrollo neuronal.

Todavía no se sabe por qué estos subproductos de la desinfección pueden causar defectos en los niños, pero sí saben que no sólo el consumo del agua con cloro puede causar defectos de nacimiento al bebé,sino también que la exposición a los subproductos del cloro puede ser responsable de defectos específicos comunes. Que una piscina tenga cloro no significa que su agua no pueda causar enfermedades en quienes están o no embarazados, o a terceros.