Cómo estimular la visión del bebé

¿Cómo ven los bebés cuando nacen? Cuando nació mi primer hijo una señora me preguntó si mi bebé ya podía ver. Me sorprendió su pregunta y le respondí que sí, pero es verdad que los bebés recién nacidos poseen una mirada extraña y les es difícil centrar y hacer seguimientos con sus ojos a objetos o personas.

La visión en los recién nacidos

Bebé mira un movil

El sentido de la vista no es precisamente uno de los sentidos más desarrollados al nacer. Para nuestros hijos el sentido del olfato o del tacto suelen ser más determinantes en esta etapa de la vida, cosa que, sin lugar a dudas, cambiará a lo largo de los primeros meses de vida. La agudeza visual del recién nacido es limitada, la vista es el sentido que más lentamente madura, va aumentando progresivamente hasta los 2 años de edad.

La visión del recién nacido es un sentido en vías de desarrollo; el bebé posee una visión periférica, es decir, puede percibir lo que ocurre a su alrededor, pero le es muy difícil enfocar bien un objeto situado dentro de su campo visual. ¿Qué es lo que le llama más la atención? Saber cómo ve un bebé recién nacido, nos facilitará las cosas a la hora de poder estimularle; podremos elegir y optar por juguetes o colores que les atraigan.

Los recién nacidos ven bien a una distancia de 20 ó 30 centímetros, el espacio aproximado entre ellos y su madre durante la alimentación. Aunque no ponen mucha atención al mundo visual, su pupila se contrae, parpadean cuando se les pone una luz brillante en los ojos y también son capaces de percibir colores, aunque de manera más diluida.

A partir de las 6 u 8 semanas, los neonatos podrán fijar su mirada en un objeto y pueden seguir sus movimientos, en este momento su pupila les permite percibir una amplia gama de luces y sombras, captar contrastes y reconocer formas.

Cuando fui con mi hijo a una de sus primeras revisiones, la pediatra atrajo su atención poderosamente con una especie de raqueta blanca con una espiral negra en su interior; el contraste y el efecto de movimiento que producía su observación hizo que mi hijo se interesara y siguiera el recorrido del objeto con su mirada. La manera de estimular a un bebé sería a través de los contrastes, es decir cuando dos colores entran en contacto y se intensifica las diferencias entre ambos. A lo largo del primer trimestre de vida, el estímulo más adecuado será el contraste blanco y negro.

Durante el segundo trimestre irán reconociendo colores como el rojo, el azul y el verde… todos ellos colores intensos, y a partir de los 18 meses, pueden distinguir la intensidad de otros muchos colores. En definitiva, es aconsejable recurrir a objetos o juguetes de formas bien definidas y con colores vivos, si es posible en contraste con algún otro color (mejor sólo con dos colores, ya que el contraste será mayor), así lograrás atraer la atención de tu pequeño y educar su capacidad de observación.

Elegir bien los juguetes o la decoración de la habitación de tu hijo, te ayudará a estimular la vista de tu bebé, sentido que juega un papel determinante para el conocimiento dentro de nuestra sociedad de imágenes y comunicaciones.

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com