La educación de un niño superdotado

Hace años, cuando mi hija todavía estaba en Infantil, su profesora aventó la posibilidad de que ella fuese superdotada. Mi marido y yo nos quedamos "a cuadros". Investigamos sobre el tema, y la verdad es que cruzamos los dedos para que el test diera negativo. Tener un hijo con talento puede parecer un motivo de orgullo, pero la realidad no siempre es fiel a este concepto.

Cómo educar a un niño superdotado

Cómo educar a niños superdotados

A mi hija las pruebas dieron negativas. Su nivel de inteligencia era alto, pero no lo suficiente para que fuese consideraba superdotada. Eso sí, era una niña muy bien estimulada, tanto en casa como en el colegio. Las familias con niños cuyos resultados dieron positivo, ¿qué hacen? Según los padres de niños superdotados que conozco, las preocupaciones superan con creces a las providencias. Dicen que no hay mucho qué hacer. Que los docentes, así como los propios colegios, no están suficientemente preparados para educar a estos niños ni para orientar a los padres. El posible orgullo que pudieran sentir se convierte en preocupación, y en algunos casos en problemas.

¿A qué escuela llevar a un niño superdotado? ¿Cómo educarlo y orientarlo? Son preguntas muy comunes entre los padres de niños superdotados. A superdotados como Einstein, Isaac Newton y Thomas Edison, les dieron la etiqueta de incapaces y fracasados, durante sus infancias. El hecho de que tenga un coeficiente intelectual superior a 130 no quiere decir que el niño ya posee un "chip" completo en su cabecita.

Como los demás niños, este niño también necesita de una educación y organización. Obviamente aprenderá de una forma más rápida, pero eso no quiere decir tampoco que podrá tener el control de todo. La superdotación no es rendimiento, es potencialidad y capacidad para conseguir un mayor rendimiento, si se utilizan los medios adecuados para su desarrollo. La educación es la base y la estructura del cerebro. Aparte de la inteligencia, los superdotados también tienden a ser más sensibles, creativos e intuitivos, lo que también genera una preocupación en los padres sobre lo emocional de sus hijos.

Aunque sean superdotados, los niños también necesitan de amigos, sentirse aceptados, queridos, y comprendidos. ¿Cómo controlar a todo eso? ¿Cómo evitar que los niños superdotados se aíslen de los demás niños? ¿O que se sientan marginados o como si fuesen extraterrestres? Creo que lo más importante es equilibrar el intelectual con el emocional, es enseñarles a madurar y a crecer. No se puede obligarles a que hagan todo al mismo ritmo que los demás niños. Eso podría generarles frustración, y consecuentemente otros problemas psicológicos. Se podría hasta confundirles con los niños hiperactivos.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com