Más pescado para la madre y el bebé

El yodo es un mineral que se puede ingerir a través de los pescados de mar, de los mariscos y de la sal. Es un mineral indispensable para todos desde el momento de la concepción. Por lo tanto, el consumo de yodo es imprescindible durante los nueve meses del embarazo y lo sigue siendo después ¿Y saben por qué? Porque este mineral es el que sintetiza las hormonas tiroideas, responsables por el desarrollo de todos los órganos, principalmente del cerebro, y por el crecimiento del bebé. Además, las hormonas tiroideas regulan la frecuencia cardiaca y la temperatura corporal.

Más pescado y marisco para la madre y el bebé

El feto se nutre de las hormonas tiroideas a través de la madre durante todo el embarazo, por esta razón es fundamental que la madre consuma alimentos ricos en yodo como son el salmón, la pescadilla, el atún, sardinas, bacalao, además de los mariscos. Es aconsejable que se condimente los alimentos con sal yodada. El yodo es necesario a lo largo de la vida y principalmente en la edad infantil, durante el embarazo y la lactancia. En el año 2003 un estudio realizado por el Ministerio de Sanidad y Consumo concluyó que en España un 30% y un 50% de las mujeres embarazadas consumían yodo en cantidades inferiores a las recomendadas. Madrid, por ejemplo, es una ciudad considerada como una zona carente de yodo. Para promover una campaña de concienciación social sobre la importancia del aporte de yodo, el lema del Comité Madrid de Unicef de este año es Por su desarrollo, piensa en el yodo.