Poner un nombre a un bebé es como hacerle un tatuaje

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Claro que cada padre y cada madre tiene el derecho de dar el nombre que quieran a su bebé, sin embargo, y me perdonen algunos padres, creo la tendencia que está de moda de poner un nombre poco habitual a los bebés se está convirtiendo en todo un espectáculo.

Ponerle nombre a un hijo no es una tarea tan sencilla. Y menos aún si estás convencida de que quieres darle un nombre de lo más original, exclusivo y único. Poner nombre extravagante a los bebés es lo que están haciendo muchos famosos. Se acabó el poner el nombre de papá o de mamá, el nombre de la abuela o de una gran amiga. La fiebre por elegir nombres singulares y muy poco habituales para los bebés está más alta que nunca.

Nombres extravagantes para el bebé

Elegir el nombre del bebé

La extravagancia de los nombres se ha transformado en un boom. Las tendencias más utilizadas hoy son las geográficas. Nombres de países, de grandes ciudades como por ejemplo, Dakota (hija de la actriz Melanie Griffith), Kenya (hija de Quincy Jones), Memphis (hija del cantante Bono), o Ireland (hija de Kim Bassinger). Entre los hijos de las grandes estrellas también se puede encontrar nombres como Paris, Brooklyn, y Zahara.

La mitología es otro camino muy elegido por algunos padres. Nereida, Ulises, Nerea, Zeus o Ares, ya son muy populares. Pero existen algunos nombres que nos causan cierta inquietud por la falta de significado o procedencia. Es el caso de Zowie, Jett, Pax, Suri, o Ka-lel, ¿Alguien me puede decir lo que significa estos nombres? No es lo mismo que elegir Apple (manzana), o Melody (Melodía), o Willow (Sauce). En algunos casos, el resultado es de culebrón mejicano, como Lourdes María (Madonna), Stella del Carmen (Antonio Banderas), o Valentina Paloma (Salma Hayek). ¿Y qué me dices de Sunday Rose (Domingo rosa)? Pues este es el nombre que la actriz Nicole Kidman eligió para su bebé y que en su época ha causado un debate internacional.

En España, la moda gira en torno de nombres vascos y nombres árabes. A mí, mi nombre no me disgusta, que quieres que te diga, pero me siento profundamente agradecida a mis padres por no haberme puesto un nombre de estos que causan cierto espanto. Desde luego, si me ponen el nombre de Miércoles, de Hungría, o de Pera, me enfadaría muchísimo con ellos. Será que los bebés de nombres extravagantes se acostumbran con sus nombres, o se preguntarán una y otra vez, ¿Por qué me llamo así?

Antes de poneros el nombre a vuestro bebé, os aconsejo que primero definan algunos límites:

1- Si será un nombre compuesto o no;

2- Si es de fácil pronunciación;

3- Si repetirá el nombre de algún familia o amigo cercano;

4- Si empieza con la letra que más os gusta;

5- Si el apodo a que se le atribuye es aceptable;

6- Si será largo o corto;

7- Si tiene ortografía fácil;

Y que no os olvidéis, sobretodo, que el nombre de vuestro bebé es una decisión muy, pero que muy importante. Es como hacerle un tatuaje para el resto de su vida.