Cáncer infantil: retinoblastoma

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Las estadísticas sobre los casos de cáncer no son nada animadoras. Los casos de cáncer aumentan y aunque esta enfermedad parecía afectar solo a los adultos, cada día se conocen más casos entre los niños. Antes, muchos padres vivían el problema encerrados en el núcleo familiar. Hoy, buscan informaciones, asociaciones, y sobretodo apoyo y ánimos.

Hace unos años recibimos la triste noticia de que a la hija pequeña de unos amigos le habían diagnosticado un cáncer. Un retinoblastoma en su ojo izquierdo. La niña no llegaba a su primer añito de edad, y le pusieron ciclos de quimioterapia, y claro, eso nos hundió a todos, a su familia y también a nosotros. Hoy, felizmente, la niña se encuentra perfectamente. Ha perdido algo de visión en el ojo enfermo, pero se adaptó muy bien al tratamiento, y sigue como si nada, eso sí, siempre en observación. Es que los niños son como gomas, encogen y luego se estiran otra vez.

Qué es la retinoblastoma

Ojo grande azul

Casos similares a este también podemos conocer en el nuestro Foro. ¿Qué decir a los padres de un niño enfermo con cáncer? Creo que las muestras de esperanza, de apoyo son bienvenidas en estos casos, al fin y al cabo, nadie puede hacer nada más que seguir el tratamiento y vestirse de mucha fortaleza. Si estás pasando por un problema similar y si te sirve de ayuda, eso es lo que contesta una de las madres en el foro a otra madre:

'Yo también tuve retinoblastoma, me lo detectaron a los 22 meses y para los 25 ya me hicieron una enucleación. Sin duda, mi mamá y mi papá sufrieron mucho, no te puedo hablar de eso porque no lo recuerdo... pero aquí está alguien que es la viva prueba de que tu niña se va a poner mejor... yo hoy ya tengo 22 años y hago una vida normal... en ocasiones no fue tan fácil porque llevar una prótesis a veces cuesta ya que hay gente mala, pero Dios es grande y me dio una familia que me ama así como soy y me dieron la confianza y la fuerza para ser normal, así que ánimos y fe.'

Si a tu hijo le han diagnosticado una retinoblastoma, no te desesperes. Es una enfermedad por la cual se forman células cancerosas en los tejidos de la retina, que se puede presentarse a cualquier edad, aunque con más frecuencia en los niños menores de 5 años de edad. Suele ser hereditaria (si se forma en los dos ojos), no hereditaria (en uno solo ojo), y curable.

Entre los signos posibles de este cáncer se incluyen pupila blanca y dolor o enrojecimiento ocular. El diagnostico se hace a través de distintas pruebas en la retina: ecografías, examen físico, resonancias magnéticas, etc. Y cuanto al tratamiento, dependerá de cada caso.