La hiperactividad no es una enfermedad

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

En su día, Michael Phelps, uno de los mejores nadadores de la historia, declaró que fue un niño hiperactivo. Pero también afirmó haber tomado ritalín, un medicamento psicoestimulante prescrito para el tratamiento de niños con TDAH, algo que dio que pensar.

Los expertos insisten en que la hiperactividad no es una enfermedad. Su diagnóstico se basa apenas en la observación del comportamiento del niño, de conductas como la falta de atención, la distracción, impulsividad, desobediencia y problemas de adaptación social, que son consideradas anormales e inapropiadas. Si el TDAH no es una enfermedad, me pregunto por qué se prescriben fármacos a esos niños. 

Niño hiperactivo y la posible medicación

Niño saltando

Los efectos del retalín, según algunos casos que he podido conocer, a través de psicólogos, no siempre es el esperado. Está causando problemas muy serios y hasta muertes. Muchos especialistas prefieren utilizar terapias alternativas y otros tratamientos a los niños hiperactivos. Ellos dicen que estos niños necesitan que alguien los contenga, los acoja, y los ayude a pensar en si mismos, y que se sientan comprendidos, queridos, observados y valorados en sus capacidades, y que reciban ayuda para canalizar su enorme energía. De lo contrario, se rebelarán al sentirse rechazados e incomprendidos. Las experiencias de personas que ministraron el retalín a su hijo dicen que este producto le facilita la capacidad de enfoque de sus tareas, en especial en las del colegio. Su efecto que antes duraba unas cuatro horas, ahora llega, en una nueva versión, a durar el doble.

Todos los que conviven con un niño hiperactivo saben perfectamente que afrontar este problema es muy difícil, genera un gran dolor de cabeza y que requiere una paciencia enorme, y tal vez sea por eso que muchas familias acaban por tomar decisiones apresuradas y prematuras de medicar a estos niños. Si la solución es de carácter ambiental, ¿por qué no moverse en este campo para solucionar y controlar el tema?

En su libro Los inventores de enfermedades, el alemán Jörg Bloch afirma que nunca antes se había mantenido el mito del niño hiperactivo con tanta pasión como ahora, y que muchas empresas farmacéuticas y algunos neurólogos han trabajado durante décadas para presentarnos a los niños inquietos y con dificultad de concentración como niños enfermos que necesitan ser medicados. Albert Einstein, Kurt Cobain, Leonardo da Vinci, Thomas Edison, y muchos otros genios tuvieron TDAH.