El yogur con leche de continuación en la dieta del bebé

Si ya has comenzado a dar una alimentación complementaria a tu bebé, la leche de continuación es una de las alternativas más saludables para esta etapa. Aunque la leche materna no tiene competidor a la vista, en tanto que es y será siempre la alimentación más indicada para el bebé durante los primeros dos años de vida, la leche de continuación y los yogures del tipo Mi Primer Danone, son una opción excelente y nutritiva.

Tanto este tipo de yogur elaborado a partir de leche de continuación como la propia leche de fórmula ayudan a incorporar los primeros cereales en biberón y complementan la dieta a la perfección, además de servirnos para diluir o incorporar a purés de fruta o de verdura.

Mi Primer Danone

La leche de vaca todavía no es recomendable, ya que puede resultar demasiado agresiva para el inmaduro organismo del bebé. La leche de continuación cuida de tu pequeño porque sustituye parte de la grasa, y añade importantes nutrientes como los minerales y vitaminas. Hasta los 12 ó 18 meses debes emplear este tipo de yogures o leche, su disponibilidad y fácil transporte también es uno de sus puntos fuertes porque nos permite improvisar meriendas meriendas o anticipar comidas cuando el bebé tiene hambre. El yogur para los bebés tiene unos beneficios indiscutibles, además de ser casi una golosina para el paladar y un alimento ideal para iniciar y acostumbrar al bebé a la cuchara. La popularidad del yogur como alimento, viene a raíz de los descubrimientos sobre sus grandes cualidades nutritivas y digestivas. La acción sobre el sistema digestivo convierte al yogur en una defensa natural contra las infecciones y enfermedades, permite absorber grasas y equilibrar

yogur con leche de continuación en la dieta del bebé

la flora intestinal
, es de muy fácil digestión, aparte de que protege el estómago del bebé ante la presencia de bacterias dañinas derivadas de la descomposición de alimentos. Para garantizar el correcto crecimiento de nuestro bebé sabemos que es fundamental que haya en su dieta un aporte de calcio importante, ya que el calcio es fundamental para la formación de los huesos y dientes. Los depósitos de calcio en el organismo durarán para toda la vida. Por eso, cuando los niños rechazan la leche, tienen alergias o dolencias digestivas, el yogur puede suplir sin problemas a la leche, mejor que ningún otro alimento también rico en calcio. El yogur realizado con leche de continuación pueden incorporarse en la dieta del bebé meses antes que otros alimentos que aportan calcio como las verduras: espinacas, brócoli, coles; pescados o frutos secos. A partir del sexto mes, podemos disponer de un alimento saludable, ideal para nuestro bebé. Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com