Urge seguridad alimentaria para los niños

El escándalo provocado por la intoxicación de los bebés en China, provocada por la leche en polvo envenenada con melamina, está haciendo con que, cada día más, miremos con lupa a los productos made in China, que compramos principalmente para nuestros hijos. Me acuerdo muy bien que el año pasado fueron los juguetes de Mattell , los que tuvieron que ser retirados del mercado por la excesiva cantidad de plomo que poseían en sus pinturas.

Todo eso me hace reflexionar sobre la cantidad de productos de alimentación, juguetes, medicinas, que damos a nuestros hijos, muchas veces sin ningún control. En la mayoría de las veces cogemos lo primero que vemos en la primera estantería. ¿Por qué nos vamos a complicar las cosas? Madre mía, uno de los casi 13 mil bebés afectados en China por la leche en polvo adulterada, podría ser mi hijo o el tuyo. Yo no vivo en China, pero todos podríamos caer en una trampa como esta.

La leche contaminada de China

Según las últimas noticias, la melamina, sustancia química (resina) prohibida para el consumo alimenticio y empleada normalmente en la fabricación de plásticos, fue agregada a la leche para que pareciese más espesa y más rica en proteínas. La leche en polvo de la marca Sanlu, uno de los principales productores de lácteos de China, es una de las más baratas del mercado chino, y la mayoría de los bebés, entre días de nacidos y los 11 meses de edad, provienen de zonas rurales. Tratándose de bebés, de niños, de criaturas tan indefensas, se tendría que esmerarse más en la fabricación de productos orientados a su consumo. No se puede encarar el tema a la ligera. Dejemos las prisas y la practicidad, y demos prioridad para ofrecer lo mejor y más saludable a nuestros hijos. Vilma Medina. Editora de GuiaInfantil.com