10 alimentos prohibidos para los bebés antes de los 2 años

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

El delicado estómago de un bebé no admite cualquier alimento. El proceso de maduración que necesita el sistema digestivo hace que el bebé no esté preparado para digerir ciertos alimentos durante sus primeros meses de vida, cuando además tan sólo la leche materna es suficiente para cubrir sus necesidades alimentarias.

Sin embargo, a partir de los 6 meses, el bebé necesita de otros nutrientes y los pediatras nos dan a los padres unas tablas o unas recomendaciones sobre cómo, cuándo y en qué orden introducir alimentos en la dieta del bebé.

Alimentos que no deben tomar los bebés

Alimentos desaconsejados para el bebé menor de 2 años

Algunas encuestas revelan que un elevado porcentaje de niños menores de 2 años ya beben zumos o refrescos, toman dulces o pasteles. En cualquier caso, no son necesarias encuestas, seguro que has visto más de una vez a un bebé menor de 24 meses con una bolsa de chucherías, galletas industriales o zumos. Sin embargo, estos son los alimentos que nunca deberías dar a tu bebé antes de los 24 meses:

- Miel: este alimento puede estar contaminado con una bacteria responsable de la transmisión del botulismo. Además, ya que el sistema inmunológico del bebé aun está en desarrollo, podría sufrir una alergia al polen. Incluso podría sufrir asfixia al tomar este alimento tan untuoso.

- Chucherías: tienen un alto contenido de azúcar, goma y colorantes, sustancias totalmente innecesaria a estas edades. Las golosinas sólo contribuyen a generar obesidad infantil y caries en la boca de los bebés.

- Bollería industrial: son altas en grasas trans, las más perjudiciales y aceites menos saludables como de palma o de coco. Además, tienen un alto contenido en azúcar.

- Frutos secos: son alimentos que pueden provocar alergias. Nueces, cacahuetes o almendras son alimentos altamente alergénicos. No se debe introducir en la dieta antes de los 5 o 6 años.

- Refrescos: tienen alto contenido en cafeína, azúcar y aditivos químicos que pueden ocasionar daños intestinales y gástricos a los bebés. Además puede producir alteraciones en el sueño del bebé.

- Salchichas: son una de las principales fuentes de atragantamiento en niños. Tienen el tamaño de la glotis del bebé que puede quedar fácilmente atragantado.

- Pez espada y atún rojo: son pescados con un alto contenido en mercurio por lo que el bebé no debería tomarlo hasta los 3 años.

- Conservas: contienen demasiada sal y conservantes necesarios para alargar su caducidad.

- Embutidos: tienen gran cantidad de sal y grasas.

- Zumos envasados: es preferible elaborarlo en casa y evitar así los azúcares y otros componentes como el néctar.