Un vídeo que enseña cómo acostumbrar al bebé a comer de todo

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

El paladar se ejercita. Y el gusto. Estoy convencida de que es un sentido que se adapta y cambia, que se acostumbra. Tal vez a tu hijo le desagrade el primer encuentro con un limón o el apio. La novedad a veces asusta. Pero al final, el gusto termina acostumbrándose. ¿O no?

Por eso, la mejor manera de hacer que los niños se conviertan en un futuro en un adulto que coma de todo y sepa apreciar los distintos sabores de los alimentos, es dándoles a probar de todo. De paso, le estarás ayudando a pasar de la leche materna a una nueva dieta en donde tendrá que masticar. Le espera un mundo nuevo con cientos de sabores aún por explorar. Ayúdale a hacerlo.

Cómo ayudar al bebé a comer de todo

Bebe comiendo manzana

Primera regla de oro: si quieres que tu hijo coma de todo, deja que pruebe de todo. Desde una zanahoria hasta un pomelo. Segunda regla de oro: si quieres que tu hijo disfrute con lo que come, deja que se ensucie. Sí, que lo coja con la mano, que lo chupe, que explore su textura, el olor y por supuesto, el sabor. 

Luego, tendrá sus preferencias, claro, pero nunca podrá decir de algo que no lo probó. De hecho, ahora tal vez aborrezca las judías y quizás en unos años le apasionen. Con el tiempo irá cambiando. Se irá acostumbrando al sabor. Irá descubriendo matices que resulta que sí le agradan. 

Una madre que explica en un vídeo cómo introducir los alimentos en la dieta del bebé

Una mamá ha realizado un vídeo muy útil para el resto de padres. En él explica cómo fue introduciendo los alimentos sólidos en la dieta de su hija. Según ella, es cuestión de dejarles experimentar: jugar con los colores, las texturas, los olores y por supuesto, los sabores. Así, le fue ofreciendo alimentos desde los cuatro meses y medio hasta los nueve meses. Empezó por purés, para pasar a verduras y hortalizas como el brócoli o la zanahoria cuando ella tenía cinco meses. Con seis meses ya le dio a probar pasta. Y a los siete, mandarinas y naranjas. La verdad es que es un placer ver cómo este bebé disfruta con cada uno de los alimentos que le dan. Juega con ellos, sin miedo a ensuciarse. Al final, para ella es un juego. Se divierte. Aquí dejo el vídeo, de tan sólo dos minutos. No necesita más explicación.

Vídeo de cómo un bebé que aprende a comer alimentos sólidos