Qué aprenden los niños mientras cocinan

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Aprender a cocinar no sólo es una enseñanza útil para el futuro de cualquier niño, además puede ayudarles con el aprendizaje de otras disciplinas como las matemáticas, las ciencias, lengua y  vocabulario o incluso para conocer más sobre otras culturas.

Puede que llevemos un día a día tan estresado que, por falta de tiempo, nos resulte difícil meter a nuestros hijos en la cocina para que nos ayuden, sin embargo, los beneficios de todo ello serán mayores que 'el pequeño lío' que se puede montar en la cocina en un momento.

Beneficios de cocinar con los niños

Lo que aprenden los niños en la cocina

El otro día llegué a mi casa por la tarde y mi madre, que estaba cuidando a mis hijos, había hecho con ellos una lasaña. Cada uno llevaba un delantal y estaban tan exultantes que entre voces y hablando uno encima del otro, me intentaban contar lo que habían cocinado y cómo. Uno me enseñaba la receta que les había escribo mi madre, el otro me relataba los ingredientes, intentaban que la probara.... 

Mi madre tenía gesto de agotada y exhausta, ambos la habían vuelto un poco loca durante el proceso, pero estaban felices y contentos de haber hecho su primera lasaña. Además, habían aprendido un montón de cosas durante la elaboración.

Y es que, meter a los niños en la cocina puede generar un poco de caos: quieren tocarlo todo, participar de todo, cambian de actividad cada dos por tres y tienen poca paciencia. Sin embargo, los beneficios son enormes:

- los niños aprenden sobre los diferentes tipos de alimentos: vegetales y animales y su procedencia.

- conocen la diferencia entre verduras, hortalizas y frutas, algo que les cuesta cuando son pequeños, y amplían su vocabulario.

- se inician en las matemáticas puesto que muchas recetas requieren las medidas exactas de determinados alimentos.

- no sólo profundizan en la gastronomía de las diferentes regiones de su país, ya que podemos elaborar con ellos platos autóctonos, sino que además podemos enseñarles a cocinar exquisitos platos mexicanos, árabes o colombianos y así darles a conocer otras culturas. 

- aprenden, sin darse cuenta, sobre principios científicos, como por ejemplo, a qué temperatura hierve el agua o por qué ciertos alimentos como el agua y el aceite no se mezclan.

Puede que nuestra cocina parezca un campo de batalla al final del proceso, pero también podemos aprovechar eso para enseñarles que hay que ser limpio en la cocina, recoger todo lo que se nos haya caído y dejarla en perfectas condiciones una vez terminada nuestra labor como cocineros.