Cuando el niño come mal en el comedor del colegio

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Si tu hijo se queda a comer en el comedor del colegio pueden ocurrir dos cosas: que coma bien y ahí termine el problema de comer fuera de casa o que coma mal y que ahí comience el problema de comer fuera de casa.

Hay muchos niños inapetentes que, sin embargo, comen bien en el comedor del colegio. La angustia de muchos padres y la desesperación de muchos cuidadores de comedor viene cuando ni siquiera en el comedor se muestra con apetito. En estos casos, algunas conductas de los cuidadores del comedor pueden empeorar la situación, y otras, en cambio, mejorarla.

Niños que comen mal en el comedor del colegio, ¿que hacer?

Niños que comen mal en el comedor del colegio

Yo era una pésima comedora de pequeña y, para suplicio de mis cuidadoras, comía en el comedor del colegio. Llegaron a estar tan hartas de mi que pidieron varias veces a mi madre que me llevara a comer a casa, nunca pudo ser. Así que no me quedó otra que enfrentarme a regañinas, presiones y castigos a la hora de la comida. 

Ahora es mi hijo mediano el que vive esta situación. Sus cuidadoras son más cariñosas de lo que fueron las mías pero aun así algún que otro día ha estado castigado a la hora del recreo por comer mal... ¡error!

Lo que nunca deben hacer los cuidadores del comedor

- obligar al niño a comer: castigar, instar o presionar al niño para que coma es contraproducente. No lo digo yo, lo dicen los expertos. Hasta la Academia Americana de Pediatría dice que hay que dejar al niño que regule su necesidad de comida y la cantidad de alimentos que quiere ingerir.

- instar al niño a que deje el plato limpio: no todos los niños son capaces de comer la misma cantidad de comida. Los cuidadores deberían respetar que igual que hay niños que piden repetir, hay otros que no son capaces de terminar todo lo que hay en el plato.

- humillar al niño: hacer que el niño sea el hazmerreír de sus compañeros de mesa exponiendo lo mal que come o haciendo comparaciones sólo conseguirá que el niño aborrezca comer en el colegio.

Lo que deben hacer los cuidadores del comedor

- incentivar al niño: motivarle con frases cariñosas cuando lo haga bien o reforzando positivamente su buena conducta en la mesa

- avisar a los padres: en caso de que el niño no haya probado absolutamente nada

- respetar los gustos del niño: en vez de obligarle a comer algo que repudia o le da asco, pueden ponerle más cantidad o preguntar si quiere repetir de aquello que sí le ha gustado un poco más.

- aplicar grandes dosis de paciencia: aunque desespere el hecho de que un niño no coma, con la presión sólo se conseguirá el bloqueo del niño.