Peligros de la dieta crudivegana en niños

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Antes de saber si es peligrosa o no esta dieta, te preguntarás es: qué es la alimentación crudivegana. Se trata de un tipo de alimentación basada en la ingesta de frutas y verduras crudas. Los crudiveganos no comen carne, ni guisos, ni pizzas, tampoco dulces, hamburguesas o pescados.

Pues bien, ha saltado a la luz la historia de Tom Watkings, un adolescente holandés que lleva este tipo de dieta desde los cinco años por iniciativa de su madre, Francis Kenter. Los servicios sociales han intentado retirar la custodia a la señora Kenter, ya que creen que el niño está teniendo un desarrollo por debajo de su edad, sin embargo el niño insiste en que disfruta con ese tipo de alimentación.

Dieta crudivegana para niños, ¿sí o no?

NIño come verduras

Los defensores de la dieta Raw (crudo en inglés) o crudivegana, advierten que es una alimentación perfecta para la limpieza y curación de ciertas enfermedades. Los crudiveganos insisten en que su dieta contiene los nutrientes necesarios y que consumir productos cocinados destruye las encimas y nutrientes por lo que el cuerpo asimila mejor los alimentos en estado crudo o ligeramente calentados, nunca cocidos. 

Los crudiveganos consumen principalmente alimentos naturales, ecológicos a ser posible: frutas, hortalizas, hojas verdes, vegetales grasos, semillas, brotes de cereales, etc. 

Sin embargo, las analíticas sobre los crudiveganos revelan que es común entre ellos tener una deficiencia de calcio, zinc, hierro, yodo o aminoácidos esenciales. Es lógico pensar que cada persona es distinta y cada cuerpo asimilará la dieta de una manera diferente, pero ¿es saludable que un niño adquiera este tipo de hábitos alimenticios en pleno proceso de desarrollo y crecimiento?

En el caso de Tom Watkings, médicos y miembros de los servicios sociales aseguran que esta práctica está limitando el crecimiento de Tom y puede causar daños irreparables en su organismo. La historia de Tom, se plasma en el documental Rawer, estrenado en Holanda hace ya más de un año. Desde entonces, por más polémica que se ha suscitado, el niño sigue viviendo con su madre y aun es crudivegano.

¿Podríais vosotros resistiros a un buen solomillo, un pescado al horno o una tarta de chocolate? Yo confieso que no y, personalmente no sometería a mis hijos a una dieta tan restrictiva.