Debemos exigir más respeto a la lactancia materna

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Parece mentira, especialmente en los tiempos que vivimos, que aún exista tanta presión contra la lactancia materna. Me refiero a la falta de respeto y de apoyo que sufren muchas madres por el simple hecho de tener que dar el pecho a su bebé en público. ¿Cómo alguien puede convertir un acto tan natural y necesario como es la lactancia materna en un acto obsceno?

Amamantar no solo es bueno para la salud del bebé y de su madre, como es un derecho que merece respeto y consideración. Cuando una madre da el pecho a su bebé en público no lo hace con otra intención que no sea alimentarlo, ya que en el periodo de lactancia se debe amamantar al bebé a cada dos o tres horas. La falta de información hace con que mucha gente mire con ojos de censura cuando una mamá da el pecho a su bebé en público.

Semana Mundial de la Lactancia materna

Madre dando de mamar a bebé

Todos los años, en la primera semana de agosto, se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Normalmente coincide con esta semana que algunos grupos de madres españolas participan de una 'tetada' pública,  con el propósito de reivindicar esta práctica y protestar por la presión social en contra de la lactancia materna

Falta información sobre la leche materna

El colectivo de madres a favor de la lactancia materna crece y cree que todo eso ocurre por la poca información que hay sobre el tema. La leche es un alimento gratuito, ecológico y muy nutritivo para los bebés. Además ahora, en tiempos de crisis, se observa un aumento del número de madres que optan por la lactancia materna. En algunos hogares, la leche materna es la única manera de poder garantizar una alimentación segura y adecuada al bebé.

¿Alguna vez has pensado que la leche materna no necesita energía ni materiales, ni producción, envasado, ni conservación para su consumo? Aparte de eso, la lactancia materna contribuye a la erradicación de la pobreza extrema y el hambre, la igualdad entre los géneros, la reducción de la mortalidad infantil y la mejora de la salud materna. Si todos tuviesen conocimiento de ello, a lo mejor en lugar de censurar, darían más apoyo emocional a las madres que están alimentando a sus bebés.