Increíble foto del poder de la leche materna para curar al bebé

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Mallory Smothers es una mamá de Arkansas (Estados Unidos) que publicó en Facebook una foto de dos bolsas de leche materna que se había extraído en días consecutivos que se ha hecho viral. La de la derecha contenía leche extraída el segundo día, y su color y la densidad era bien diferente. Coincidió que esa noche su hija comenzó a tener mocos y mucha tos. 

Para esta mamá, la foto es una prueba de cómo la leche se adaptó a las necesidades que tenía su bebé en ese momento, es decir, para ayudarle a combatir el resfriado. Esto nos hace reflexionar sobre el poder de la leche materna. 

¿Puede la leche materna adaptarse a las necesidades del bebé?

Leche materna se adapta a las necesidades del bebé

Mallory comentó en su muro de Facebook que se había extraído leche en días consecutivos, sin embargo, el segundo día su bebé se levantó resfriada, tenía gran cantidad de mocos y mucha tos. Cuando comparó ambas bolsas de leche su sorpresa fue mayúscula. La extraída el segundo día era más densa y amarillenta. Tenía un color parecido al calostro, que es rico en leucocitos y altos niveles de inmunoglobulinas y lactoferrina, es decir es rico en anticuerpos.

Ella recordó un artículo que había leído en 2013 en una revista científica titulado 'Infecciones en los niños estimulan una respuesta rápida de leucocitos gracias a la leche materna' que explicaba que la leche materna protegía a los bebés contra las infecciones. En ese momento se dio cuenta de que su leche se había adaptado a las necesidades de su bebé para así poder combatir el catarro. Mallory publicó las imágenes y su reflexión en Facebook y ya han dado la vuelta al mundo.

El artículo que había leído Mallory se basaba en un estudio que explicaba como el calostro, posee gran cantidad de anticuerpos, y estos se reducen en la primera y segunda semana tras el nacimiento manteniendo niveles estables. Sin embargo, en los momentos en los que la mamá o el bebé se ven infectados por algún virus, el nivel aumenta hasta en un 94%. Después de la infección, los valores se restauran. Los resultados sugirieron que la leche materna varía según las necesidades del bebé.

Que la leche materna es buena para el bebé es un hecho innegable, tanto es así que la misma OMS recomienda la alimentación en exclusiva con leche materna hasta los 6 meses y complementaria hasta los 2 años. Los pediatras y matronas ya nos lo explican a las mamás: la leche materna no sólo contiene todos los nutrientes necesarios para el desarrollo del bebé, sino que además, tiene propiedades muy beneficiosas para el bebé, y es que es capaz de proteger al bebé contra alergias, catarros, bronquiolitis, neumonía, diarrea o asma.