Mejorar las prácticas de lactancia materna podría salvar miles de vidas

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Hay un producto capaz de salvar la vida de miles de niños en países en vías de desarrollo. Este producto protege a los bebés contra enfermedades como catarros, otitis, bronquitis, asma o alergias. Está disponible en cualquier lugar del mundo, por remoto e inaccesible que sea y además, es gratis.

Este producto milagroso no es otro que la leche materna, capaz de todo eso y mucho más. Según la Organización Mundial de la Salud, la lactancia materna podría salvar la vida de 800.000 niños al año en países en desarrollo.

Por qué la lactancia materna salva vidas de niños

Lactancia materna en países en desarrollo

En los países en vías de desarrollo la malnutrición, la falta de alimentos o la contaminación del agua provoca la muerte de millones de niños. La solución, según los nutricionistas consiste en la mejora de las prácticas la lactancia materna. Y es que los niños amamantados por sus madres tienen muchas más posibilidades de vivir que aquellos que no reciben la leche materna.

En algunos países no es normal o común darle el pecho al bebé desde el primer momento, tanto es así que en ocasiones se recurre a brebajes como té con miel. Puede parecer extraño que precisamente esto ocurra en países con pocos recursos, donde la leche materna es el alimento más sencillo de conseguir y el más barato. Sin embargo, en todo el mundo sólo el 43% de los bebés toman leche en la primera hora de vida.

¿Por qué ocurre esto? En los países tropicales o cálidos reemplazan la leche con el agua, creyendo así que evitarán la deshidratación del bebé. Este agua muchas veces está contaminada, ni siquiera está hervida o tratada y los bebés enferman y mueren. 

Otro de los motivos es porque desconfían de que el calostro pueda alimentar al bebé. Sin embargo, esas gotitas amarillas poco abundantes contienen todos los nutrientes necesarios para el recién nacido.

La prohibición de dar el pecho en público, el desconocimiento y la llegada de las leches de fórmula a países en desarrollo también explican por qué algunas mujeres no dan el pecho a sus bebés recién nacidos.

Ya lo dice la OMS, si todos los niños fueran amamantados en la primera hora tra su nacimiento y sólo recibieran este alimento hasta los seis meses, cientos de miles de niños salvarían sus vidas. El apoyo a la lactancia materna, por tanto, es importante en los países desarrollados, pero vital en los países en desarrollo.