Pecho o biberón para alimentación del bebé

Dar el pecho al bebé u optar por la lactancia artificial es la gran duda de algunas mujeres  embarazadas. Sin embargo, en opinión de los expertos no debería haber dudas, ya que la lactancia materna es lo mejor para los bebés. Numerosos estudios han demostrado que el mejor alimento para el recién nacido es la leche de la madre, sobre todo, durante los seis primeros meses a demanda y en exclusiva, como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Cómo alimentar al bebé durante los seis primeros meses?

Pecho o biberón para el bebé

Además, la lactancia materna no sólo es aconsejable por la calidad de la leche materna, que es oro líquido para el bebé, pues es un alimento estéril de disponibilidad permanente, que nutre de forma más equilibrada y aporta inmunoglobinas (defensas) que mejoran la inmunidad del bebé y le defienden de infecciones, y leucocitos que lo protegen de las enfermedades infecciosas del intestino. Además, previene alergias e intolerancias alimenticias y no sólo contiene todos los nutrientes y anticuerpos que necesita el bebé para crecer fuerte y sano, sino que la lactancia materna abre un periodo de gran comunicación y afectividad con el bebé, conocido como vínculo, que constituye definitivamente una de las características invaluables en el sentido emocional.

Sin embargo, debido a que el periodo de baja maternal es más corto que los seis meses que recomienda la OMS, la lactancia materna suele verse comprometida por las obligaciones laborales de la madre y es entonces cuando tenemos que acudir a los biberones con leches de fórmula, que suplen de forma eficaz y segura la ausencia de leche materna. Sin embargo, a pesar de las ventajas de la lactancia materna, esto no quiere decir que la crianza con biberón no sea positiva para la mamá y su bebé, cuando existen problemas que hacen imposible dar el pecho al bebé. Hoy en día existen leches de fórmula que pueden brindar al bebé todo lo que requiere para desarrollarse.

Quizá en ocasiones tengas que combinarlas un poco... por lo que es muy recomendable que vayas despejando dudas en su momento y no debes sentirte angustiada ni estresada mientras estás amamantando, por ejemplo, por no poder seguir con la lactancia materna o por no haber podido dar el pecho a tu bebé. El estado anímico de la madre es lo más importante tanto si estás amamantando a tu bebé como si le estás alimentando con biberón. Es indispensable que te encuentres tranquila y muy relajada a la hora de alimentar a tu bebé. Recuerda que es una parte de ti... y tienes un gran compromiso con él.

Marisol Nuevo