Un libro polémico sobre la lactancia materna

El pediatra González Cano (Servicio de Pediatría y Director de la Unidad de Nutrición del Hospital General de Castellón, España), no pudo presentar su libro. La razón: un grupo de madres de apoyo a la lactancia materna, alertado por el contenido de su libro, acudieron a dar de mamar a sus hijos en público como medida de presión. La presentación tuvo que esperar, pero no el libro, que se sigue vendiendo bajo el título 'Víctimas de la lactancia materna ¡Ni dogmatismos ni trincheras!'

El libro ha desatado las iras de las defensoras a ultranza de la lactancia materna más allá del primer año de edad del niño. El doctor asegura, entre otras cosas, que prolongar por más de seis meses la lactancia materna como único alimento, es causa de anemia y raquitismo en los niños, además de acrecentar el complejo de edipo. La polémica está servida.

Según el doctor, con cuatro meses de lactancia, es suficiente

Lactancia materna libro

El Doctor José María González Cano defiende en su libro el destete de forma paulatina a partir de los cuatro meses, al incorporar la primera papilla de cereales, y la retirada de la lactancia definitiva a partir de los seis meses. Sus argumentos: 'no existen beneficios nutricionales para el niño al mantener la lactancia materna más allá de los seis meses'. 

Las defensoras de la lactancia materna no tardaron en reaccionar. Recogieron en tiempo récord más de 10.000 firmas en contra de este libro y su presión fue tal que no sólo consiguieron boicotear la presentación del libro, sino que el mismo Hospital donde trabaja el pediatra, se ha desvinculado de todo lo que dice. 

Sin embargo, muchas otras mujeres apoyan al pediatra, todas las que se han sentido en algún momento 'mala madre' por no poder dar el pecho a su hijo. Todas las que sintieron la presión de la lactancia como algo obligatorio, que debían cumplir a pesar los problemas. El pediatra González Cano asegura que no tiene sentido 'obligar a dar de mamar a un niño a una madre que tiene hipogalactia o grietas en los pezones'. 

El doctor no es contrario a la lactancia materna, sino a la 'lactancia materna mal entendida'. Y defiende, a lo largo de todo su escrito, la 'libertad de la madre para elegir el tipo de alimentación para su hijo'.