Menos prisas y más calidad a la hora de comer con los niños

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

En esta vida en la que muchas padres y madres vamos a mil por hora y tenemos poco o menos tiempo del que tenían nuestras madres y abuelas para cocinar, es fácil tender a soluciones fáciles. Los congelados, precocinados o comidas comunmente denomidadas basura han llenado nuestros platos y los de nuestrso hijos en muchas ocasiones.

Mi sobrino se conoce todas las variantes de hamburguesas de una conocida cadena, y eso es algo que ni su padre ni yo hemos vivido. En mi casa, todo se consumía fresco y no recuerdo ir a este tipo de restaurantes más que en fiestas de cumpleaños.

Pautas e ideas de nutrición infantil

Niña come solita

Nosotros hemos cambiado los hábitos en la nutrición infantil y, a pesar de que los padres somos conscientes de la importancia de la alimentación para los niños, encargar una pizza es muchas veces más sencillo que ponerte a cocinar cuando llegas a casa agotada del trabajo. No queremos que nuestros hijos sean obesos o tengan carencias en la alimentación, pero la realidad es que comienza a ser preocupante el índice de obesidad infantil.

En mi caso, tengo una solución que me saca de más de un apuro: los tuppers de mi suegra y de mi madre. Ambas suelen llamarme con excusas del tipo: 'he hecho más lentejas de la cuenta, te aparto unas cuantas que a mi se me ponen malas' o 'voy a preparar un guiso de carne, preparo para vosotros'. Y no se me ocurre protestar, porque si intento decirles que tengo comida de sobra, recurren al recurso fácil del chantaje emocional: es para los niños, preparada especialmente para ellos porque les encantan las comidas de las abuelas. 

Y, es cierto que sin ellas muchas veces en casa no se probarían cierto tipo de guisos o comidas más elaboradas, al menos a diario. Por ello, una gran ayuda son los abuelos. Aparte de los caprichos que dan a los nietos y que muchas veces les malcrían, puedo ver una extremada preocupación por su bienestar, una cuidada atención hacia ellos y una vigilancia extrema en la dieta de los niños. Incluso he tenido que soportar alguna regañina de mi madre porque en casa no siempre hay un primer plato, segundo plato y postre, sino un plato único. Apoyarse en los abuelos, sin sobrecargarlos, puede ser una gran fuente de ayuda con los hijos.

Otra de las cosas que podemos hacer para que nuestros hijos comprendan la importancia de la alimentación es:
- Implicarles en la elaboración de los menús
- Dejarles participar en la compra mientras les explicas los diferentes tipos de alimentos
- Recuperar la alimentación en familia.
Sentarse todos a la mesa puede ser un final perfecto después de haber hecho la compra juntos y haber cocinado juntos, aunque sólo sea una vez a la semana. Si los padres ponemos un poquito más de atención, podemos conseguir mejorar las pautas de nutrición infantil actuales.