Cuando el bebé no se deja cortar las uñas

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

'Noooo... el pequeñito nooooo. Todos menos el meñique'. Es la frase de muchos niños cuando te dispones a cortarles las uñas. Y lo expresan con auténtico terror. La cosa empeora cuando se trata de las uñas del pie. Pero... ¿por qué tienen tanto miedo a cortarse las uñas? 

Evidentemente, ellos temen que les lastimen. Lo único que ven son unas tijeras que cortan... y unos deditos muy pequeños. No es que no se fíen de sus padres. Es un acto reflejo de autoprotección. 

El miedo del bebe a cortarse las uñas

Cortan uñas a un bebé

Los bebés nacen con actos reflejos vitales para su supervivencia: el de succión, para alimentarse; el 'reflejo del moro' (alzan los brazos cuando les sueltas ante el temor de caerse); el reflejo 'prensil', mediante el cual agarran con fuerza todo lo que consiguen coger (como un dedo)... y tal vez el miedo a cortarse las uñas no sea más que uno relejo posterior de autodefensa, ante el temor de que les hagan daño. 

Vídeo del bebé que no deja que su padre le corte las uñas

Ella se llama Marcelina, y es el ejemplo de lo que hacen muchos bebés cuando sus padres intentan cortarles las uñas. Lo cierto es que Marcelina, a pesar de su pequeño grito cada vez que ve venir la tijera y su posterior carcajada, derrocha ternura y se gana el corazoncito de todos. ¿Conseguirá su padre cortar a Marcelina las uñas?

Consejos para cortar las uñas del bebé

No existen remedios milagrosos. Sí, trucos caseros. A algunos niños se les consigue 'convencer' y a otros no. De todas formas, no se pierde nada con intentar todo lo que esté en nuestras manos  para conseguir evitar las temibles rabietas del bebé

1. Si no se deja cortar las uñas durante el día, inténtalo cuando duerma. Pero ojo, que hay bebés muy sensibles y corres el riesgo de despertarle. Si esto sucede, se enfadará por dos cosas: por haberle despertado y por intentar cortarle las uñas 'a traición'. Tal vez el mejor momento sea la siesta de la tarde (por si acaso se despierta).

2. Prueba a cortarle las uñas mientras ve sus dibujos favoritos. A veces, mientras está distraído, puedes intentar cortarle las uñas de forma sutil. Un poco de práctica te llevará al éxito. 

3. ¿A tu hijo le gusta comer? Pide ayuda y mientras otra persona le da su puré favorito, corta sus uñas mientras le hablas o le cantas su canción favorita. Tal vez haga que se olvide del momento 'uñas'. 

4. Corta tus uñas delante de él para que vea que no hace daño. Dile que tú lo haces y no duele. Tal vez puedas convencerle. 

5. Prueba a cortárselas después de un baño relajante. Él estará menos nervioso y las uñas más blanditas. El único inconveniente es que las uñas están 'más transparentes' y tal vez se vean peor. Recuerda cortarlas sin seguir la forma redondeada del dedo. Corta la uña recta y lima si quieres las esquinas un poco. Nunca las cortes demasiado, siempre debe sobrepasar un poco la línea de la yema del dedo. 

Al final todo consiste en intentar distraerle. La pericia de los padres y la rapidez con la que les cortan las uñas, harán el resto. Si ninguno de estos trucos te sirve, sólo queda uno: paciencia.