Nace la bebé 7.000 millones del planeta

Precisamente en la víspera del día de los Difuntos, tenemos que celebrar un nacimiento importante en el mundo. Es la bebé que ha contabilizado el número 7.000 millones de habitantes del planeta. Se llama Danica y ha nacido en la India, actualmente el país más poblado de la Tierra y donde nacen aproximadamente 11 niños por minuto.

Hace a penas 12 años, éramos un millón de personas menos y el bebé que contabilizó el número 6.000 millones fue un servio. La ONU prevee que en 2025 daremos un nuevo salto cuantitativo y el mundo esperará la llegada del bebé 8.000 millones. Según estimaciones de la ONU, cerca de dos bebés nacen cada segundo, por lo que la cifra de los 7.000 millones seguirá aumentando en la próxima década, hasta alcanzar 10.000 millones hacia 2100.  

Danica, la bebé número 7.000 millones

Danica, la bebé 7.000 millones

Sin lugar a dudas, la cifra de 7.000 millones de habitantes causa sensación, pero también preocupación. Y es que la pobreza en el sur del mundo y el envejecimiento poblacional en el norte, además de estimaciones poco optimistas sobre la capacidad planetaria para albergar un número cada vez mayor de seres humanos, según estudios de la ONU, ha marcado la celebración de la llegada al mundo de la pequeña Danica.    

Actualmente, las Naciones Unidas, conscientes de que 7.000 millones de personas necesitan en el mundo alimento suficiente, energía, oportunidades en la vida para el empleo y la educación, derechos y libertades, ha creado una campaña denominada 7.000 millones de acciones que se focaliza en 7 objetivos: hambre, pobreza, igualdad de género, jóvenes, ambiente, derechos y salud. Y es que la disparidad de cifras entre el norte y el sur, entre los países desarrollados o en vías de desarrollo siguen siendo abismales. Así, todavía en África subsahariana, la expectativa de vida es de 54 años, y la cantidad de personas que viven con menos de 1,25 dólares por día era de 1.400 millones en 2005, en tanto que quienes pasan hambre son 925 millones, y por ello mueren 720 niños cada hora. Además, en el planeta crecen las disparidades sociales: en 1960, el 20 por ciento más adinerado de la población mundial poseía el 70 por ciento de las riquezas, en tanto que hoy posee el 77 por ciento.    

Los expertos están de acuerdo en que el mundo, debido al aumento de la densidad de población, tendrá que enfrentarse a enormes desafíos para combatir la pobreza y proteger el medio ambiente. A pesar de que según pasan los años, las mujeres cada vez tienen menos hijos desde 1960, en los países más pobres, las altas tasas de fecundidad perturban el desarrollo y perpetúan la pobreza, mientras que en algunos de los países más ricos la baja natalidad y la escasez de mano de obra provocan inquietud sobre las perspectivas de crecimiento económico y la viabilidad de los sistemas de seguridad social.

Por otra parte, la población mundial se está concentrando en las ciudades, y dos de cada tres habitantes viven en las ciudades más importantes de cada uno de los países. De los 7.000 millones de habitantes, 1.800 millones son jóvenes de entre 10 y 24 años, y la ONU alerta en uno de sus informes que los países con mayores problemas demográficos son nueve, entre ellos, China, Egipto, Etiopía, Finlandia, India, Macedonia (ex república yugoslava), México, Mozambique y Nigeria, donde pese a los avances para reducir la extrema pobreza, crecen las diferencias entre ricos y pobres. 

Este nuevo record demográfico debe ser visto como una llamada de atención, ya que los recién nacidos llegan a un mundo contradictorio, en el que hay a la vez mucha comida, pero 1.000 millones de personas se van a dormir hambrientas cada noche.

Marisol Nuevo.