Bebés prematuros: demasiado pronto para nacer

En estos días, Unicef celebra la Semana del Prematuro, una celebración homenaje a todos esos pequeños bebés valientes que han sobrevivido a pesar de haber nacido antes de tiempo. Su coraje y fuerza para agarrarse a la vida es lo que Unicef, siempre con los niños, quiere celebrar esta semana dedicada a los bebés prematuros. Las posibilidades de sobrevivir cuando estos bebés prematuros nacen con bajo peso y aún sin desarrollar del todo son cada vez mayores. 

El bebé prematuro es tan frágil como el cristal

Bebés prematuros

La ciencia médica y la tecnología se han dado la mano de nuevo para proteger la vida de estos valientes. Se estima que, en general, sobrevive el 66 por ciento de los prematuros que pesan al nacer menos de 1.500 gramos. No obstante, aproximadamente 4 de cada 10 bebés prematuros de alto riesgo que sobreviven, sufren algún tipo de secuela como la ceguera, la sordera, la parálisis cerebral o alguna otra discapacidad.

Los bebés prematuros de alto riesgo representan el grupo más vulnerable dentro de todos los nacidos vivos. Pertenecen a este grupo los niños y niñas que nacieron con menos de 1.500 gramos. De hecho, sólo 7 de cada 10 superan los primeros 30 días y 4 de cada 10 de los que sobreviven al primer mes de vida, padecerán algún tipo de secuela. 

Actualmente, la principal causa de muerte en niños menores de 5 años es el parto prematuro, que es el que se produce antes de las 37 semanas de gestación. El mayor porcentaje de partos prematuros se produce a partir de la semana 34 de gestación, siendo estos casos menos severos, ya que el porcentaje de supervivencia es mayor. En cambio, un elevado porcentaje de los niños que sobreviven a un parto anterior a la semana 34 queda con secuelas neurológicas permanentes y discapacitantes.

Hasta el momento, y a pesar de los importantes avances registrados en obstetricia y neonatología, la tasa anual de parto prematuro se ha venido manteniendo en las últimas décadas en un 9 por ciento de los nacimientos a nivel global. Y, según los especialistas, los resultados de las nuevas terapéuticas neonatales sólo logran beneficiar principalmente a aquellos prematuros nacidos a partir de las 28 semanas de gestación.

Sin embargo, estamos de enhorabuena. A parte del cerclaje cervical, que unía mediante sutura el cuello del útero para evitar un nacimiento antes de tiempo, el uso de progesterona vaginal ha demostrado reducir el riesgo de nacimiento prematuro en un 45 por ciento de las pacientes. Además se trata de un tratamiento profiláctico, pero eso sí para llevarlo cabo el embarazo de riesgo debe haberse identificado a través de pruebas de screening entre las semanas 20 y 24 de gestación.

Marisol Nuevo.