Los gemelos que nacieron con 24 días de diferencia

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

La naturaleza es a veces curiosa, en estos días nos ha regalado la historia de unos gemelos que nacieron con 24 días de diferencia. Sí, sí, has leído bien, no son 24 horas de diferencia sino 24 días, alrededor de 3 semanas. ¿Cómo es posible? Te contamos su historia, un relato que no tiene nada que ver con la ciencia ficción y que ya ha recorrido todo el mundo.

Los gemelos nacen con 3 semanas de diferencia

Bebés gemelos nacen con 24 días de diferencia

Lindalva Pinheiro da Silva es la mamá de estos gemelos. Tiene 35 años y llevaba un embarazo de riesgo, como todas las gestaciones múltiples, pero sin ninguna incidencia que destacar. Cuando el embarazo llegó a la semana 24, rompió aguas. El susto fue mayúsculo porque era demasiado pronto para que sus hijos nacieron. Corrió al hospital y allí pudieron parar el parto durante cuatro interminables días, sin embargo. Finalmente no pudieron evitar frenarlo más días y Lindalva comenzó a tener contracciones, el trabajo de parto había comenzado. 

Así nació Alexander, un bebé prematuro que pesó 750 gramos y que quedó ingresado en cuidados intensivos para conseguir que sus órganos maduraran y lograra sobrevivir fuera del útero materno. 

Lo curioso de la historia es que una vez que nació el primer hermano, las contracciones cesaron y el parto terminó, todavía no había llegado el momento del segundo gemelo. La mamá estuvo controlada en todo momento tras el primer parto por riesgo de infección, ya que la placenta de Alexander quedó dentro y no se produjo el alumbramiento.

Tres semanas después, las contracciones volvieron a producirse, el segundo parto estaba cerca. Y así vino al mundo Ronaldo, el segundo gemelo, tras un parto normal, aunque también fue un bebé prematuro y tan sólo pesó 1,45 kilos.

Te preguntarás qué fue de aquellos gemelos y cómo se desarrollaron. Pues bien, han pasado ya tres meses desde su nacimiento y ambos siguen en el hospital aunque han ganado ya bastante peso y su estado de salud es bueno. Sin embargo, Alexander que nació el primero habrá de ser operado de la vista y de una posible hernia. En cualquier caso, los médicos que los tratan dan buenos pronósticos y creen que los gemelos podrán irse a casa en breve y llevar una vida normal. Y es que, las técnicas de atención y cuidados a bebés prematuros cada vez están más desarrolladas y es más alto el índice de supervivencia.

Una preciosa historia con final feliz que nos pone una sonrisa en la cara, algo que se agradece, ante tantas noticias que presenciamos que nos la quitan.