Regalos de los niños para el Día del Padre

El calendario está lleno de fechas para regalar: el día de los enamorados, las Navidades, un cumpleaños, la comunión de los niños, el día del padre, el día de la madre, e incluso, muchas personas tienen la tradición de regalar por el día del santo.

Si comenzamos a sumar lo que nos cuestan todos estos regalos de nuestra pareja, nuestros hijos, nuestros padres, amigos y familiares... al final resulta que hemos gastado una enorme cantidad de dinero. Sin embargo, no siempre es necesario romper la hucha y emplear nuestros ahorros en estas fechas. A veces, los regalos hechos por los niños, tienen mucho más valor, que cualquier otra cosa que podamos comprar en una tienda. 

Regalos de niños para el Día del Padre

Ideas de regalos gratis para papá

Un beso: hay niños muy cariñosos a los que no les cuesta nada dar besos a los padres. Otros, más remolones, les resulta más difícil mostrar su afecto. Sin embargo, un buen regalo para el Día del Padre, es un gran beso que demuestre todo el amor que sienten los niños hacia sus papás.

Un abrazo: a los padres nos encanta que nos abracen nuestros hijos. Esos bracitos pequeños se enroscan en nuestro cuello y aprietan fuerte como si tuvieran que utilizar toda la fuerza de sus cuerpecillos. Es un momento precioso.

Una sonrisa: la risa de un niño es contagiosa, su forma de reír provoca una sonrisa en los mayores. La sonrisa de los niños es indicativo de su felicidad, de una sensación de bienestar y de la alegría que sienten en ese momento. Todo ello, es un verdadero regalo para los padres.

Regalos gratis: hay actvididades que no cuestan dinero como pintar un dibujo, hacer una manualidad, cantar una canción a papá o divertirle con un chiste gracioso. No importa como haya quedado el dibujo, o si la manualidad no es del todo perfecta. Puede que no se acuerden de toda la canción o que no cuenten bien el chiste. Lo importante, es la intención y las ganas que han puesto para hacer feliz a su papá.

Yo como madre y prefiero cualquiera de estos regalos, porque mis hijos han puesto todo su empeño e ilusión para crear algo pensando en mi. Todo ello, vale más que cualquier regalo del mundo, ¿no creéis?

Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com