Por qué se celebra Hanukkah o el Festival de las luces

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Hanukkah o Jánuca es una festividad litúrgica hebrea que también se conoce como Festival de las luces o luminaria, ya que es tradición llenar la casa de candelabros con velas que iluminan mientras se disfruta de una cena en familia. 

Esta fiesta tiene lugar durante 8 días en los que se conmemora la revuelta del pueblo macabeo, en el siglo II a.C., donde el pueblo judío recuperó su independencia sobre los griegos y lograron reclamar el Templo de Jerusalén

Tradiciones durante la fiesta de Hanukkah

Tradiciones de la celebración de Jánuca

Hanukkah se celebra el 25 de kislev del calendario judío, es decir, entre finales de noviembre y comienzos de diciembre del calendario usado en occidente, es decir, el gregoriano y se celebra desde hace cientos de años.

Janucá es una de las festividades más celebradas en el mundo, es una fiesta muy alegre donde la luz es la esencia. Durante 8 días, los judíos, sin importar su nivel de creencia religiosa llevan a cabo estas tradiciones:

- Se encienden candelabros, ya sea con velas o de aceite: la función de las luminarias no es únicamente iluminar dentro de la casa, sino iluminar fuera, por ello se suelen colocar cerca de una ventana o de la puerta de la calle, así la gente que pasa puede verlas y recordar así el milagro de esta festividad. 

- Se intercambian regalos: es una celebración en cierto sentido similar a la Navidad, ya que es costumbre cenar con amigos y familiares e intercambiar regalos. 

- Se juega con dreidels: es una especie de perinola o peonza de cuatro caras y cada cara tiene una letra del alfabeto hebreo, el acrónimo que se forma con las cuatro letras significa: 'un milagro ocurrió aquí'.

- Se canta la canción 'MaozTzur', una canción que explica cómo Dios protege a los judíos de cada enemigo o imperio que intenta destruirles.

- Se comen recetas típicas: como sufganiot, una especie de buñuelos, latkes, pasta de patatas fritas que se sirve como acompañamiento o rugelach, un dulce tradicional.

Y, sobre todas las tradiciones, la esencia de esta fiesta espiritual, se trata de iluminar con valores y transmitirlos hacia la oscuridad para compartirlos con los demás.