Una sonrisa para los niños con discapacidad

Integración es la palabra clave cuando hablamos de la discapacidad de niños o mayores. Actualmente, alrededor de un 10 por ciento de la población mundial, unos 650 millones de personas, vive con algún tipo de discapacidad y esta condición no sólo les afecta a ellos, sino también a sus familias. Este último decenio ha sido, en palabras de muchos expertos en el tema, el más productivo para los niños y las personas con discapacidad.

¿Por qué? Te preguntarás. Precisamente porque durante estos últimos diez años se han puesto en marcha innumerables medidas para la toma de conciencia social, encaminadas a la integración de los discapacitados con metas destinadas a la acción y a la constante mejora de la situación de las personas con discapacidades. El objetivo de todas estas medidas ha sido conseguir la igualdad de oportunidades para todas ellas.

Más solidaridad para los niños con discapacidad

Niños con dicapacidad

Sin embargo, a pesar de todo este esfuerzo por acercar los problemas de los niños con alguna discapacidad a la sociedad, en general se ignora al gran número de personas que viven con discapacidades y deficiencias en todo el mundo y los problemas que han de afrontar. En cifras, una cuarta parte de la población mundial se ve afectada directamente por la discapacidad: son las personas que cuidan de los discapacitados o los familiares que están pendientes de su cuidado.

Todos debemos ser conscientes de que las personas y los niños con discapacidad encuentran numerosos obstáculos en la sociedad y con frecuencia son objeto de estigma y discriminación. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que los discapacitados siguen siendo en gran parte marginados, desproporcionadamente más pobres, a menudo desempleados y tienen mayores tasas de mortalidad. Además, son excluidos en gran medida de los procesos civiles y políticos, y mayoritariamente no tienen voz en los asuntos que les afectan a ellos y a su sociedad.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad todos debemos realizar un trabajo de sensibilización sobre las ventajas que pueden derivarse de la integración de las personas con discapacidad en todas las facetas de la vida, empezando por los niños. La experiencia demuestra que cuando los niños discapacitados reciben la formación necesaria para desenvolverse en la sociedad con autonomía se pueden convertir en adultos competentes y toda la comunidad se beneficia, ya que su participación crea oportunidades para todos, con o sin discapacidad. 

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com