Niños sedentarios, cada vez más numerosos

 ¿Tus hijos son de los que no paran o de los que no se mueven? Gozar de un equilibrio entre actividad física y tiempo de estudio es lo ideal para los niños. Según un reciente estudio llevado a cabo por la Fundación Alimentum en colaboración con el Consejo Superior de Deportes (CSD) y la Fundación Deporte Joven, el 39 por ciento de los niños de entre 9 y 10 años y el 68,2 por ciento de las niñas no realiza ninguna actividad física.

¿Qué cantidad de tiempo deben dedicar los niños a la actividad física o el deporte? La normativa española establece que los niños de Educación Primaria, con edades comprendidas entre los 6 y 12 años deben realizar una hora y media de deporte a la semana y que los de Secundaria (de 12 a 16 años) y los de Ballicherato (de 16 a 18 años) inviertan 60 minutos semanales a la práctica deportiva. Sin embargo,  en el segundo curso de bachillerato, la asignatura Educación física desaparece.

Cambia los juegos tecnológicos por el deporte

Deporte para los niños

Al parecer, el tiempo dedicado a educación física en los colegios se ha reducido entre un 20 y un 30 por ciento y, al mismo tiempo, los escolares de entre 10 y 14 años pasan el 80 por ciento de su tiempo libre inactivos. Por tanto, esto se traduce en un menor tiempo de deporte en el colegio y menos actividad física fuera de las aulas. En cambio, el estudio también revela que los chavales de 10 a 12 años dedican 170 minutos durante la semana a ver la televisión, a jugar con la video consola o chatear, un tiempo que es de 196 minutos en los que tienen entre 13 y 14 años y de hasta 208 para los de 15 años o más.

Los datos demuestran que las tasas de sobrepeso y obesidad se pueden reducir cuando los alumnos realizan más actividad física. Además, es importante destacar que los chicos y chicas que realizan programas deportivos poseen mejor autoestima, mayor rendimiento académico, mejores relaciones interpersonales y mejor calidad de vida que los sedentarios.

La vida en las grandes ciudades es, a veces, un impedimento para hacer deporte o más actividades al aire libre, ya que es más difícil ahora que antes jugar en la calle. Sin embargo, la alternativa es apuntarse a un grupo deportivo o equipo desde pequeño, iniciando en el niño el gusto por el deporte desde la más tierna infancia para perdure durante la adolescencia y en la edad adulta. Y recuerda, el ejemplo es tu mejor arma para apasionar a tus hijos por el deporte. Si ellos te ven a ti, seguro que se unirán.

Marisol Nuevo.