Escaso apoyo en los colegios para niños superdotados

El cine y las series de televisión siempre han mostrado al niño superdotado como una persona que vive para los estudios, con gafas, tirantes, pajarita y muchos bolígrafos en el bolsillo de la camisa. Sin embargo, la realidad está bastante alejada de esa imagen icónica.

El niño superdotado, en muchos casos saca malas notas, muestra una conducta rebelde, parece estar distraído y su conducta no es la adecuada. Esto es debido a que el alto índice de casos no detectados y tratados de acuerdo a sus capacidades, hace que tengan un comportamiento opuesto al que se supone que deberían, de hecho incluso parecen malos estudiantes. 

Cuando no se detecta que el niño tiene una alta capacidad

Cuando no se detecta que el niño es superdotado

Mi sobrino tiene 4 años, en el colegio está trabajando la grafomotricidad. Hacen trazos horizontales, verticales u oblicuos. Hace una semana, la profesora llamó a mi cuñada para preguntarle si había enseñado a leer al niño, la sorpresa fue mayúscula, porque ella pensaba que se había iniciado a la lectura en el colegio. 

Ante la extrañeza, preguntaron al niño y éste dijo tranquilamente: “conozco todas las letras, sólo tengo que juntarlas, pronunciarlas y así leo”. No se lo podían creer, el niño había aprendido a leer de forma autónoma y sin ningún estímulo. Lejos de parecer una ventaja, a la profesora le resultó un inconveniente porque el niño en clase conoce todas las materias por adelantado, se aburre y enreda.

Y es que, hoy en día existe poco apoyo en los colegios para niños superdotados o con altas capacidades. De hecho, la Asociación Valencia de Ayuda al Superdotado (AVAST) ha lamentado el “desperdicio de talentos” que existe ya que sólo se detectan un 10 por ciento de alumnos con altas capacidades. Los profesores en la mayor parte de los casos no detectan al niño superdotado, más bien piensan que son niños con problemas de aprendizaje.

Este hecho supone una gran pérdida ya que estos niños no detectados no podrán desarrollar y potencial y, es probable que sufran fracaso escolar debido a una alta desmotivación porque el sistema no les da el nivel que necesitan. 

Según la Organización Mundial de la Salud, un tres por ciento de la población es superdotada, es decir, su cociente intelectual es superior a 130. Es posible, por tanto, que todos conozcamos sin saberlo a alguien superdotado. 

. Editora de GuiaInfantil.com