Por qué el ruido de fondo impide que tu hijo aprenda

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

¿Alguna vez sentiste el silencio en tu casa? La televisión a todo volumen, la canción de moda en la radio, los niños peleándose, las obras de la calle... todo suma. Y el silencio, se esfuma. Pues a todo ese 'ruido' que escuchamos constantemente es el ruido ambiental o ruido de fondo. Y está ahí, como un muro, 'llamando' a nuestros sentidos. 

Los niños pequeños, más receptivos a todos los estímulos auditivos, a veces se sienten 'embaucados' por todos esos ruidos que nosotros los mayores aprendimos a rechazar. Y aunque intenten centrarse en aquello que realmente les será útil, no pueden. Es decir: el ruido de fondo impide que aprendan de forma correcta. O al menos es lo que dice el siguiente estudio.

Consecuencias del ruido ambiental en el aprendizaje infantil

Los ruidos impiden el aprendizaje del niño

El estudio fue realizado por dos psicólogas norteamericanas (Brianna TM McMillan y Jenny R. Saffran), y publicado en la revista Child Development. Se analizó el aprendizaje del habla en bebés entre 22 y 30 meses. Para eso, les ofrecían nuevas palabras de diferente forma: sin ruidos de fondo, con ruido ambiental bajo y con ruido ambiental elevado. Estos fueron los dos grandes resultados resultados: 

1. Tardan más en aprender a hablar: Los niños, para aprender el lenguaje, tienen que identificar, memorizar y relacionar la palabra que escuchan. Si la rodea un montón de sonidos de fondo, la distorsionan. Y ellos tienen que hacer un mayor esfuerzo. Aprenden, sí, pero de forma más lenta.

2. El volumen del ruido ambiental es determinante: El volumen del ruido de fondo influye directamente sobre el proceso de aprendizaje de los niños. Los bebés a los que se les estimuló con palabras que superaban en 10 decibelios el ruido de fondo, aprendieron más y mejor que los bebés que tuvieron que soportar ruido ambiental sólo 5 decibelios por debajo de las palabras que debían aprender. 

El aprendizaje de las primeras palabras determinará en gran medida la habilidad de los niños en el aprendizaje de la lecto- escritura. Sin duda, y a pesar de que el estudio se centró en la influencia del ruido ambiental en el aprendizaje del habla en los bebés, podemos extender este estudio a muchos más campos y edades. El ruido, de hecho, es desencadenante de problemas nada deseables en los niños

5 problemas infantiles causados por el ruido

1. Estrés. El ruido altera los nervios. Y las emociones. Sin duda, el ruido es un gran causante del nerviosismo en los niños. Y los nervios, producen estrés y en muchos casos, dolor de cabeza

2. Insomnio. Está demostrado que el ruido no ayuda para nada a conciliar el sueño, por mucho que oigamos a muchos padres decir que su hijo 'sólo se duerme si hay mucho ruido'. 

3. Dificulta el aprendizaje. Tal y como revela el estudio anterior, no es lo mismo aprender en silencio que rodeado de ruido. Es más difícil centrarse en algo particular si tenemos muchos estímulos alrededor. 

4. Problemas de concentración. El ruido constante de fondo de la televisión hace que el niño tenga problemas para concentrarse. Si ya de por sí los niños se cansan con facilidad, más aún si 'les despista' otra fuente de estímulos.

5. Problemas uditivos. Los decibelios elevados a la larga destruyen neuronas auditivas que nunca podrán recuperarse. 

Sin embargo, la vida va de mano de numerosos focos de ruidos, a todas horas. Los científicos más reacios a este estudio plantean la siguiente pregunta: ¿no será mejor que los niños aprendan a manejarse con ruido ambiental desde pequeños para llegar preparados al colegio, en donde el ruido será un 'compañero más de clase'?