Porque sí o porque no, NO es una respuesta para los niños

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Hay niños que aunque sean educados y cuidados en una misma familia, salen completamente distintos en su forma de ser, de reaccionar, de exigir, o de expresarse. Por ejemplo, hay algunos que no se contentan apenas con un ‘no’ o ‘sí’ de sus padres a una pregunta, y quieren más, saber el porqué o una explicación. Otros, entretanto, se tragan el ‘no’ o el ‘’ y se quedan tan contentos…

Cuando un ‘sí’ o ‘no’ no son suficientes para los niños

Cómo decir no o sí a los niños

¿En qué grupo está tu hijo? Mi hija siempre estuvo en el grupo de los niños que requieren una explicación a todas las respuestas de los padres. Que repetitiva se ponía ella, siempre diciendo: ‘... ¿y por qué no o por qué sí?’ Muchas veces, por falta de tiempo, por pereza o simplemente por falta de paciencia, cuando nuestro hijo nos hace una pregunta una y otra vez, acabamos por contestarle con impaciencia: ‘Es sí o no... Porque lo digo yo y punto’.

Claro que esa no es la mejor forma de contestar a los hijos, especialmente cuando ellos se ponen firmes en su propósito de conseguir una explicación y nos dicen: ‘porque no, no es respuesta’. Mi hija era una experta en ponerme a prueba con ello. Entonces no me quedaba más remedio que respirar hondo y sentarme con ella para charlar.

Saber decir solo sí o no

¿Se debe explicar el motivo del ‘no’ o del ‘sí’ a los hijos? Yo creo que hay cosas que debemos explicar y otras que no. Por ejemplo, si mi hija me pregunta si puede comer más, yo podría decirle que sí, sin más, o le podría decir que no y explicarle que ‘porque has comido bastante’, ‘porque no queda nada más’, o ‘porque tienes que dejar lo que queda a tu padre’. Los padres debemos enseñar a nuestros hijos a aceptar las frustraciones. Decirles ‘no’ les enseñará que no pueden hacer ni tener todo lo que quieren. Son las frustraciones las que harán con que los niños sean más seguros y flexibles.

Hay cosas que los niños deben saber que un no o un sí, es la respuesta. No se puede ir dando explicaciones a todo. Los niños deben entender las normas tal y como son, y con el tiempo aprenderán con nuestras propias experiencias y ejemplos, cuando hay que pedir más explicaciones. Ellos deben aprender que las decisiones que tomemos los padres, no pueden ser rehenes de sus deseos, y que son y serán siempre para su bien.