El acoso entre hermanos puede generar depresión en adultos

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Los especialistas aconsejan a los padres que controlen y traten las riñas, peleas y rivalidades que puedan existir entre sus hijos, desde la más temprana edad, para evitar llegar a extremos, cuando sean mayores. Sufrir bullying o acoso por un hermano, de forma repetitiva, puede llevar a la depresión en la edad adulta.

Este ha sido el resultado de un nuevo estudio, elaborado por investigadores de las Universidades de Oxford, Warwick, Bristol y College London. Según el estudio, las niñas son las que más tienen propensión a ser víctimas de acoso por los hermanos. El hermano mayor o el primogénito suele ser el más culpable o el acosador. Los investigadores entrevistaron aproximadamente a 7 mil niños de 12 años sobre si habían sido víctimas de agresiones, calumnias, insultos o humillaciones por parte de sus hermanos. El grupo fue acompañado durante los 6 años siguientes para que fuese evaluado su estado mental.

Las peleas entre hermanos

Cómo controlar el acoso entre hermanos

De los 7 mil niños entrevistados, la mayoría de los niños afirmó no haber sido víctima de bullying. Un 6,4 por ciento presentaba algún tipo de depresión, 9,3 por ciento sofría de ansiedad, y un 7,6 por ciento ya se habían automutilado en el año anterior de la investigación.

Es normal que por celos, por disputas o por desacuerdos, los hermanos se enfrenten durante su convivencia. Eso pasaba en mi casa. Somos tres hermanos, yo la mayor, y las peleas eran inevitables. Peleábamos por todo. Pero mi madre tenía una 'varita mágica' con la que nos manejaba y que no dejaba con que nuestras discusiones fuesen a más. Todos los días, antes de irnos a la cama, si estábamos enfadados uno con el otro, ella nos obligaba a hacer las paces, un hábito que hemos siempre considerado en nuestras vidas, entre nosotros, con los amigos, parejas, etc.

Cómo evitar el acoso entre hermanos

Los padres, así como los profesores en el colegio, son los únicos que pueden mediar el bullying en un hogar. El estudio revela que el bullying entre hermanos suele empezar a los 8 años de edad, y los especialistas recomiendan que los padres cambien su postura cuanto a las peleas repetitivas entre hermanos. Los padres pueden evitar el bullying entre los hermanos:

1. Escuchando más a los hijos;

2. Apartando a los hijos cuando se pelean, y sin tomar partido;

3. Manteniendo una postura firme de no permitir violencias, amenazas ni insultos entre los hermanos;

4. Animando y estimulando la buena relación entre los hermanos, con actividades que les acerquen como juegos de mesa, etc.

5. Pasando más tiempo de calidad con los hijos. Jugar y charlar con ellos.

6. Estimulando la comunicación saludable. Enseñándoles que no es necesario gritar, insultar, atacar o culpar al otro, para conseguir lo que se quiere.

7. Siendo un ejemplo para los hijos.