La agresión con acoso a un niño en un centro escolar que conmociona al mundo

Indignante. Escalofriante. Denigrante. Ante un caso de acoso no caben más palabras. Sólo una sensación de rabia incontrolada. 

Es lo que uno siente al ver estas imágenes, triste realidad que se ve en muchísimos centros educativos. Uno al ver esto se pregunta: ¿por qué? 

El vídeo de agresión a un menor que mueve las conciencias 

En el vídeo se ve a un grupo de alumnos del colegio privado de San Pedro Sula (Honduras) en el vestuario. Todos llevan uniforme menos uno. El niño más corpulento se desmarca con otra camiseta, de un club de fútbol. Se llama Emilio.

De repente, Emilio agarra a un niño y le empuja, le acorrala y aprisiona contra la pared. Ahí, bien atrapado, le grita y golpea. Le suelta y vuelve a golpearle. ¿Qué hace el resto de compañeros? NADA. Se apartan, algunos ríen, sacan el móvil y graban o comentan 'la jugada'... y sea por miedo o 'camarería', se transforman en cómplices de la agresión. 

Se ha hablado mucho sobre estas imágenes. Personas cercanas al niño agresor aseguran que no se trata de un caso de acoso, sino un hecho aislado por un ajuste de cuentas... El colegio también publicó una nota asegurando que ya se habían tomado medidas disciplinarias pero que no se trataba de un caso de bullying. Sea lo que sea, no hay duda de que es un acto violento totalmente denigrante.

Qué hacer ante un caso de bullying en la escuela

Acoso escolar

Se considera un caso de bullying cuando un niño es acosado de forma repetida y reiterada. Y este acoso puede ser físico, psicológico o ambos. 

Al principio los niños que sufren acoso no quieren hablar del tema. Suelen sufrir en silencio las vejaciones y humillaciones. Les da vergüenza contar lo que le ocurre. O tal vez piensa que puede arreglarlo él solo. Por eso siempre debe haber alguien alerta. Los padres deben observar cualquier tipo de cambio de comportamiento. Los profesores deben estar al tanto de todo lo que ocurre no sólo en las aulas, sino en los patios y en el recreo. 

Ante una sospecha de bullying, no sirve esperar. Hay que actuar. 

1. Si sospechas que tu hijo sufre acoso, avisa inmediatamente a los profesores.

2. Si los profesores deciden esperar y no estás conforme, acude a Instituciones públicas que puedan escucharte.

3. Si tu hijo está muy afectado, busca un psicólogo que pueda ayudarle.