10 señales que indican que el niño está malcriado

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Ni sacar la carrera universitaria, ni encontrar el trabajo perfecto, ni vivir sin móvil... El mayor reto de la vida es: educar a los hijos. No hay desafío comparable. Cuando nos convertimos en padres tenemos muchas expectativas y objetivos, y muchos de ellos se van esfumando porque nada es como habíamos pensado. ¡Qué ingenuos!

Educar es tan complicado que deberíamos tener una escuela de padres para poder solucionar las mil y una dudas que nos surgen y así poder lograr nuestro objetivo: criar niños bien educados y, sobre todo, felices.

Cómo reconocer a un niño malcriado

Niños malcriados, cómo reconocerlos

Es fácil que los padres caigamos en errores durante el proceso de educar a un hijo. Para saber si lo estamos haciendo bien, basta reconocer a los niños malcriados, si tu hijo cumple muchas o casi todos los siguientes puntos, deberías replanteártelo:

1. No realiza sus tareas: colaborar en casa y hacerse cargo de sus responsabilidades forma parte del proceso formativo del niño. Ha de tener obligaciones y realizarlas.

2. Tiene frecuentes rabietas: el niño recurre a los berrinches para obtener lo que desea en el momento en el que lo desea.

3. Controla y tiraniza a los padres: es el caso del niño tirano que cree que merece toda la atención, nunca se pone en lugar del otro y hace lo que sea necesario para conseguir lo que desea.

4. Es desobediente: le cuesta acatar las normas y los límites que impones en casa y no atiende de manera constante a las indicaciones que se le dan.

5. Es egoísta: le cuesta compartir y piensa que todo le pertenece. Sólo piensa en sí mismo y no respeta a los demás. Son niños que no conocen la empatía.

6. Se muestra respondón: no es del todo perjudicial que el niño cuestione la autoridad, pero sí hay un problema cuando siempre cuestiona lo que se le pide y en todo momento actúa con rebeldía.

7. No tiene buenos modales: le cuesta saludar, dar los buenos días, decir gracias o pedir por favor las cosas, cree que todo está ahí para él y no es necesario tener buenas formas.

8. Es agresivo: insulta, pega y chilla, muchas veces en público para dejarte en evidencia y lograr más efectividad en sus actos.

9. Nunca se muestra satisfecho: por muchos caprichos o premios que consiga, siempre quiere más y no parece tener suficiente con nada.

10. Tienes que premiarle para que obedezca: para que cumpla con sus obligaciones es necesario recurrir a algún sistema de premios o recompensas.

Y para terminar, una reflexión: si el niño está malcriado, ¿es culpa del niño, o de los padres?