Cómo es tu hijo según su escritura

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

¿Cómo es la letra de tu hijo?... ¿Grande y redonda?, ¿pequeña y cursiva?, ¿con mucha floritura? Pese a que la caligrafía dirige a los niños a hacer una letra escolar redonda y de fácil lectura, hay una tendencia natural a terminar haciendo una letra más personal y acorde a nuestra forma de ser.

La grafolofía es la ciencia que estudia la relación entre la escritura y la psicología de las personas. Según los grafólogos, según sea la letra de nuestros hijos podremos saber más sobre su conducta, sus sentimientos, sus emociones o sus pensamientos.

La personalidad de tu hijo según su letra 

Forma de la letra y personalidad

¿Te ha pasado que no siempre has escrito igual? Mi letra pasó de ser más o menos inteligible a una serie de líneas desiguales y sin ningún tipo de concierto, lo que comúnmente se denomina como "letra de médico". ¿Seré una desordenada patológica según la grafología? Mi análisis más bien es que las prisas y la falta de práctica en escritura ya que mis dedos teclean constantemente han hecho estragos en mi escritura.

Y es que la grafología valora el momento actual de la persona que escribe, ya que no siempre escribimos igual y nuestra caligrafía depende de nuestro estado de ánimo, preocupaciones, cansancio...

Para valorar bien la personalidad de tu hijo según su escritura haría falta un estudio grafológico, en los que se valora el orden, la dimensión, la forma, la presión, la velocidad, la inclinación, la dirección y la continuidad. Son muchos análisis a realizar, pero a modo de juego, te vamos a dar unas pinceladas que relacionan la letra de tu hijo y su forma de ser:

- Letra grande: les gusta tener a los demás pendientes de ellos, tienen un egocentrismo mayor que otros niños y necesitan llamar la atención. Son vanidosos y tienen cierto complejo de inferioridad disfrazado de lo contrario.

- Letra mediana: son niños extravertidos y con mucha vitalidad. Tienen un equilibrio emocional y se aceptan con sus cosas buenas y malas.

- Letra pequeña: a estos niños les gusta pasar desapercibidos, prefieren observar a participar. Si es excesivamente pequeña, corresponde a niños con baja autoestima o una pobre visión de sí mismos.

- Letra inclinada a la derecha: si la inclinación es muy exagerada, son niños con poca paciencia que pierden fácilmente los nervios, si es una ligera inclinación, son niños afectuosos y con buena capacidad de síntesis.

- Letra vertical: estos niños suelen controlar bien sus emociones, son cariñosos, estables y muestran madurez.

- Letra inclinada a la izquierda: son niños discretos y reservados. Actúan con prudencia y suelen mostrarse inseguras.

- Niños que escriben muy rápido: son ágiles mentalmente, extravertidos, emprendedores e independientes pero también les falta concentración y son impacientes.

- Niños que presionan mucho el lápiz: tienen seguridad en sí mismos y la necesidad de controlarlo todo.

- Niños que presionan poco el lápiz: tienen una gran imaginación pero son más inestables e inseguros.

¿Y qué ocurre con el famoso punto de la "I"? Algunos niños ponen puntos, otros redondeles, alguna niña incluso corazones y hay quienes van tan rápido que no ponen nada. Los redondeles indican inmadurez, los corazones, extravagancia y cursilería y el que siempre lo pone, es detallista y meticuloso. ¡Ahí es nada!