Los padres también tenemos que pedir perdón a los hijos

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

"Los padre no se equivocan", una afirmación tan absurda como falsa y que ha sido el pilar de la educación tradicional durante años. Los padres no pedían perdón a sus hijos, no lloraban delante de ellos y no dejaban ver sus debilidades. Es un modelo educativo que asume que el padre es perfecto y el hijo ha de seguir su ejemplo. 

Sin embargo, ¿no debería ser un ejemplo para los hijos que los padres pidamos perdón? Porque en definitiva, los padres somos humanos, gritamos y nos arrepentimos, lloramos, tenemos debilidades y, eso seguro, no somos perfectos.

Los padres nos equivocamos y hemos de pedir perdón a los hijos

Por qué debemos pedir perdón a los hijos si nos equivocamos

"Qué malo eres", "estás deseando fastidiar", "no vas a aprender nunca", "estoy harta de ti"... son frases que los padres podemos llegar a decir a los hijos. Quizás son frases negativas dichas en momentos de estrés o en situaciones que se descontrolan, pero, ¿acaso no merece el niño una disculpa tras escuchar esto? Yo creo que sí, y es que lejos de mostrar debilidad, da una gran lección a los hijos. Les estamos enseñando a pedir perdón.

El valor del ejemplo debe ser un pilar en la educación de los hijos, y esto no lo digo yo, lo dicen todos y cada uno de los psicólogos y pedagogos con los que me he topado en el camino. Nuestros hijos imitan nuestra conducta y somos sus referentes. No podemos exigirles que pidan perdón a sus hermanos si les pegan o que se disculpen ante un amigo si le dijeron algo feo, cuando nosotros no damos ejemplo y no nos mostramos humildes ante ellos. 

Para que ellos puedan seguir nuestro referente y pedir perdón si se han equivocado, deben ver que nosotros somos capaces de lo mismo. ¿Acaso es contraproducente pedirles disculpas si en un mal momento les hemos dicho algo inapropiado? Al contrario, ellos aprenderán dos cosas fundamentales: 

- Se ha de reflexionar y pedir perdón cuando te equivocas.

- Se ha de reconocer los errores, aprender de ellos e intentar no repetirlos.

En cualquier caso, sí debemos enseñarles que no vale tener una mala conducta porque luego van a pedir perdón, el perdón ha de responder a un sentimiento sincero de arrepentimiento, y no ser una excusa para que no les castiguemos o regañemos.

Hemos de desterrar pues la idea tradicional de que pedir perdón nos muestra débiles ante los hijos o nos hace flaquear y esto se traducirá en una pérdida de autoridad o respeto.

La realidad es que produce el efecto contrario, se traduce en una gran enseñanza para los hijos, ellos aprenderán que el ser humano se equivoca, pero sobre todo, aprenderán a asumir los errores y aprender de ellos. Y además... ¡nos respetarán más!