Fiesta de fin de curso de los niños. Adiós colegio, hola vacaciones

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

La fiesta de fin de curso es un momento muy especial para los niños. Tras un largo año de estudios, nuevos aprendizaje, deberes, madrugones, exámenes, juegos en el patio... ¡llegó el fin de las clases! 

Pero antes de salir disparados del colegio camino de las vacaciones y aparcar la mochila en un rincón de la habitación hay una cosa muy importante que hacer: disfrutar de la fiesta de fin de curso.

Funciones de fin de curso

Función de fin de curso para los niños

Mis hijos ensayan todos los días para prepararse. Realizarán una función en el colegio en la que algunas clases harán obras de teatro y otras cantarán canciones. Como los míos son un poco tímidos, han decidido no pedirse papeles protagonistas y prefieren hacer 'de figuración'.

Sin embargo, según las reglas del colegio, los padres no podremos asistir a la función por lo que nos perderemos ese momento en que decenas de cámaras y móviles apuntan a los niños como si fuesen estrellas por la alfombra roja. No podremos ver ese momento en el que uno se equivoca, otro sale antes de tiempo o uno de los pequeños rompe a llorar al ver tanto público, porque las escenas son las mismas aunque cambie el colegio.

Tendremos que esperar a la fiesta que se realiza en fin de semana en la que se monta una pequeña feria con castillos hinchables y guerras de agua. Sin embargo, mi caso no es lo más habitual, lo normal es que los colegios abran sus puertas para que los padres puedan ver actuar a sus hijos.

Sea como fuere la fiesta de fin de curso es un trabajo extra para los padres, y es que es posible que muchos de vosotros hayáis tenido que coser un traje de lechuga, un vestido de Grease o un disfraz de robot para la función. O incluso, si vuestros hijos se gradúan, habréis tenido que fabricar un birrete de graduación.

Y, si además tienen actividades extraescolares es muy probable que la agenda de funciones de fin de curso se os multiplique por cinco: la de las clases de música, la de karate, la de natación, la de inglés...

Fiestas, funciones, diversión... Todo ello para celebrar el gran momento: decir adiós al colegio hasta el próximo curso. ¿Y ahora qué? Ahora sólo nos queda echarnos a temblar porque nos enfrentamos a tres meses con los niños en casa. ¡Suerte y a disfrutar de las vacaciones!