Cómo educar a niños gemelos o mellizos

Marta Veguillas OcañaPedagoga

Cuando estás esperando un bebé, estás más feliz, radiante, ansiosa porque llegue el momento de saber si es niño o niña, o de verle la carita. Es, en definitiva, una etapa muy bonita y hay que disfrutar. Ahora, cuando te dicen: 'son gemelos' la primera reacción debe ser de ¡¡¡Ohhhh!!! En el caso de ser primerizos imagino que no será tan impresionante, como si el caso de que ya tengas otro peque. Porque el trabajo es mucho más duro, pero también tienes el doble de felicidad, estas el doble de radiante, jejeje y el doble de ansiosa porque no llegue el momento de que nazcan. 

Cómo cuidar y atender a bebés gemelos o mellizos

Cómo educar a bebés gemelos o mellizos

Yo creo que el cuidado con bebés gemelos o mellizos no dista mucho del de un bebé único, pero multiplicado por dos. En cuestión de atención y educación han de seguirse las mismas pautas que para un bebé sólo, pero con mucha más organización y orden.

Para escribir este post, la verdad, dudé entre si irme a la teoría pura y dura de qué cosas hay que hacer y que no, o de fiarme más de las experiencias que tengo cercanas, y es que actualmente trabajo con dos pares de gemelas y mellizas de 6 meses y 5 años respectivamente. Desde este punto de vista, y del de sus padres, es como he querido enfocar este tema de cómo educar a estos peques.

Un aspecto a tener en cuenta con los bebés gemelos es que desarrollan una capacidad de empatía y solidaridad que otros bebés no. Los estudios demuestran que los gemelos a los dos años tienen un grado de empatía sorprendente, si se compara con otros niños. En un estudio se vio como una madre con gemelos se llevó con  uno de sus niños a una sala aparte; el  otro se quedó solo por un momento. Al volver a estar con la mamá, éste lloraba  y estaba intranquilo, porque lo pasó mal. Lo curioso es que el otro, que se  quedó todo el tiempo con la mamá, también  se mostró intranquilo por ver a su hermanito tan afectado. 

Es algo frecuente que los padres tiendan a tratarlos como una unidad de hijo. Es decir, proyectan en ellos dos, lo que proyectarían en uno solo y ello va en perjuicio del desarrollo de la individualidad de cada uno de ellos. Esto, a veces, puede llegar hasta el punto de que muchos peques hablan siempre en plural, o se inventan un nombre y responden por él los dos. De ahí que se aconseje que cuando se elijan los nombres para los peques, tratar de que no sean parecidos, para que cada uno se sienta único. En el caso de los papás con los que trabajo lo han hecho genial porque cada bebé y niña tiene su nombre, diferente al otro y cada uno con su historia pertinente y que cuidadosamente les han contado a las peques. Así cuando les preguntas su nombre te lo cuentan y además te dicen porque.

Una característica de los hermanos gemelos o mellizos es que uno de ellos es mucho más retraído que el otro ya que hay uno/a con una personalidad dominante. En el caso de los bebés todavía no se aprecia mucho, pero en las niñas ya se ve perfectamente quien es la más dominante.

No les compares y menos aún delante de ellos, esto es algo que nadie debería hacer con ningún hermano, primo o vecino, pero mucho menos cuando se trata de tu hermano/a gemelo o mellizo. Esto es un hecho que ocurre con frecuencia para tatar de motivar a los niños a ser como su hermano/a objeto de comparación, pero lejos de todo eso, hay niños con los que no funciona.  

En contra de todo lo anterior, destaca las cualidades de cada uno. Hay niños que destacan en una cosa y otros en la otra. 

Dedicar un tiempo de juego o charla por separado con cada uno, ellos necesitan saber que son importantes por sí mismos. Esto aparte de ser un consejo genial para cualquier familia con dos hermanos de distintas edades, en el caso de los gemelos es aún más importante. Ellos necesitan saber que son únicos y necesitan ser escuchados y atendidos en exclusividad. Además es un magnifico hábito de familia.

Pues nada más, en general, no hay que hacer muchas cosas distintas a las que se hacen cuando tienes un hijo único, pero sí que al tener dos, y tu tiempo ser el mismo, tratar de tener en cuenta aspectos que puedan ayudaros a educarlos en armonía.