La importancia de pasar tiempo con cada gemelo

Los padres de gemelos o mellizos tendemos a economizar tiempos, hemos desarrollado una especie de rutina militar en la que los gemelos son un ejército al que hay que tratar en pack. La rutina diaria se hace en bloque para poder llegar a todo: se come juntos, se sale juntos, se juega juntos y se regaña a la vez. 

Muchas veces olvidamos que son dos personas separadas con comportamientos distintos y necesidades diferentes, y pasar un tiempo con cada uno afianzando cada personalidad se hace más necesario que nunca en estos casos. En Guíainfantil.com os dejamos unos consejos para que aprendáis a hacer de cada uno de vuestros gemelos una persona individual y completa, sin la necesidad del otro.

Cómo educar a hijos gemelos o mellizos 

Cómo pasar tiempo con cada gemelo 

Uno de mis grandes fallos como madre de mellizas es que hablo en plural constantemente: ¡recoged!, ¡peinaos!, ¡no veáis la tele!, y su respuesta en muchos casos es…¡mamá, ¿por qué me regañas si yo ya he recogido? Efectivamente, cada una de ellas se ha comportado de una manera diferente y mi manía de juntarlas para todo hace que sea injusta en numerosas ocasiones. Así que, una de las primeras cosas que debemos aprender a hacer los padres múltiples es que no hay que generalizar, sino personalizar las conversaciones. Ya os digo que os costará horrores… 

A parte de eso, conviene pasar tiempo con cada uno de ellos por separado. Es complicado porque la logística nos empuja a que todo se haga a la par; ir a casa de los abuelos, ir al cine, acudir a la compra… ¡Bastante es sacar tiempo para todo sin morir en el intento! Sin embargo, con el tiempo, he aprendido que cada melliza tiene sus gustos y, por lo tanto, no siempre quieren ir a la compra juntas, o a pasear juntas o ir con los mismos amigos. Hay que individualizar para reforzar su personalidad, su autoestima y su conexión con nosotros.

Pasando un ratito con cada uno ellos se sienten los protagonistas, se abren más a contarnos cosas, y nos desvelarán sus propios gustos, problemas, inquietudes. Hablar con ellos por separado nos dará una visión más clara de cada uno y disfrutaremos muchísimo con sus conversaciones sin que haya una pelea por quién habla más alto, ni por llamar la atención ¡por fin podremos tener una charla civilizada! Esto a la larga, les ayudará a desarrollar sus habilidades y aficiones individuales y a sentirse más queridos y cerca de nosotros.

Mi marido y yo intentamos que cada uno se lleve  a una de las mellizas a hacer un plan diferente, no hace falta que sea durante todo el día, basta con una hora, y la verdad es que nos funciona muy bien. 

Tampoco deben compartir todos los juguetes. Hemos podido comprobar que tener sus propios juguetes les ayuda a afianzar sus propios gustos. Lo mismo ocurre con la ropa, muchas veces se pelean porque las dos quieres llevar vestido, pero lo cierto que luego no les gusta el mismo tipo de vestido, así que hemos intentado que cada una vista con su propio estilo y que compartan solo algunas camisetas que les gustan a las dos, y eso ha hecho que descienda el nivel de rivalidad entre ellas.

No te preocupes sino los tratas por igual, eso es casi imposible por mucho que lo intentemos. Cada uno es diferente y tiene necesidades distintas, por lo tanto ni los castigos ni el trato pueden ser iguales; algo que tendrás que explicar constantemente ya que ellos mismos tienden a compararse con el otro continuamente.

Y, aunque ellos lo hagan, nosotros debemos intentar no compararlos. Cada uno tiene su ritmo, su genio y sus ideas. Como dice la frase: ¡juntos pero no revueltos!

Patricia Fernández. Redactora de Guiainfantil.com