Niños víctimas de accidentes involuntarios

Los juguetes peligrosos y los juegos agresivos, violentos, que precisan de la utilización de armas u objetos peligrosos para la salud e incluso para la vida atraen a los niños. Es cierto que a los niños les encanta jugar con espadas, pistolas, guantes de boxeo, arcos, fechas, petardos, cohetes, tanques, aviones... pero, siempre deben ser juguetes, objetos simulados que no lastimen al niño en el caso de que jugando pueda producirse un accidente

Juguetes demasiado peligrosos para los niños

Juguetes peligrosos para los niños

Esta claro que a los niños les gustan mucho las cosas que hacen "boom", pero es necesario que los padres seamos conscientes de no poner en sus manos un artilugio real con el que pueda herirse o hacer daño a los demás. Este ha sido el caso de Froilán, el hijo de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar, quien ha sido operado de urgencia al dispararse accidentalmente con una escopeta de pequeño calibre (36), en un pie. El niño de 13 años se encontraba con su padre realizando ejercicios de tiro en el patio de la finca familiar cuando se le disparó la escopeta. 

Esta actitud de los niños y su preferencia por jugar con cosas peligrosas, tiene su razón de ser, según una teoría biológica relacionada con la evolución de la especie humana.  De acuerdo con el estudio de la evolución, el cerebro humano al nacer es todavía muy parecido al de nuestros ancestros. En aquellos tiempos, los niños empezaban en la infancia una especie de entrenamiento para hacer frente a los peligros que les acechaban en su etapa adulta. Esta es la explicación por la que, hoy en día, los niños continúan como "programados" para meterse en actividades peligrosas porque estas servían de preparación a nuestros ancestros para una vida llena de peligros. 

Nuestros antepasados confiaban en estos instintos para sobrevivir. Sin embargo, algunos de esos instintos ya no son necesarios en esta época para salir adelante, y la seguridad de los juguetes de los niños prima por encima de todo. Para dar rienda suelta a toda esa adrenalina infantil, la industria juguetera ha creado simuladores de todo tipo, desde las imitaciones de pistolas, escopetas y espadas, hasta los más sofisticados videojuegos que reproducen batallas en diferentes ambientes con la tecnología más avanzada y la participación activa del niño a nivel interactivo. Para evitar accidentes, conviene evitar que los niños manipulen armas y objetos potencialmente peligrosos para la vida, y dejar para su etapa de madurez, la sensatez o insensatez de usarlos.

Marisol Nuevo.