Cuando son los hijos los verdugos de la violencia de género

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Son víctimas pero se convierten en verdugos. Los niños que viven en hogares en donde su madre es maltratada a diario, pueden pasar con el tiempo de ser meros espectadores a convertirse en crueles maltratadores. 

Esta triste realidad a veces se intenta camuflar, pero en algunos casos reaparece en forma de terribles parricidios. 

Cuando el el hijo el que maltrata a la madre

Hijos verdugos de la violencia de género

Está claro que los niños son las principales víctimas en caso de violencia de género. A su corta edad, observan atemorizados cómo la principal persona que les atiende y cuida, es maltratada a diario de forma psicológica y también física. Escuchan reproches, insultos, palabras humillantes y demoledoras. Observan golpes, bofetadas, patadas... observan y aprenden, con los ojos llenos de terror... Algo que va anidando como una semilla en su interior. 

Los niños que observan a diario esta violencia cobarde, de aniquilamiento de uno de sus padres hacia el otro, pueden hacer varias cosas:

- Recluirse en su 'mundo', en un intento de huir de la realidad. Su autoestima se desintegra. Su escala de valores se trastoca. Se transforman en adolescentes huidizos y acomplejados, inseguros y con temores y problemas de comunicación. 

- Rebelarse contra lo que han visto. En el caso de niños con una fuerte escala de valores, pueden plantearse con el tiempo que eso, precisamente eso que vieron, es lo que no quieren volver a ver nunca más. Son niños rebeldes y luchadores. Sin embargo, puede quedar un resquicio de rencor y problemas evidentes para controlar sus emociones

- Repetir el patrón aprendido. Esto, ocurre tristemente en muchos de los casos de violencia de género. Los niños repiten lo que aprendieron de pequeños y se hacen con el rol de maltratador: utilizan la violencia contra su madre como lo hizo en su día su padre. Tampoco dudan en utilizar la violencia contra su primera novia... Algunos de los adolescentes que maltratan a su madre, que incluso pueden llegar a matarla, fueron antes víctimas del terror de la violencia de género... Aunque también se da en casos de niños que no tuvieron una educación basada en los valores... niños que no tuvieron a nadie que les marcara límites ni normas. Niños que vivieron en una eterna contradicción de las normas.

Sí, la violencia filio-parental también puede ser violencia de género. Cuando el hijo se centra en la madre, existe violencia de genero. Suele comenzar por un insulto. Un insulto hiriente y desafiante. Pero es sólo el comienzo. Los insultos se tornan en amenazas y las amenazas... en violencia física. Primero son objetos: puertas, cristales rotos... y por último, su propia madre.

Es triste pero es una realidad: los hijos también pueden ejercer violencia de género. Y sí, son víctimas... pero que tristemente se transforman en verdugos.