Niños más jorobados gracias a los smartphone

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Soy de la opinión de que todo, absolutamente todo en exceso es perjudicial para nuestra salud. Por eso creo que es muy importante que enseñemos a los niños a buscar el equilibrio en su alimentación, sus tareas, juegos... como también en sus hábitos y costumbres. Ahora, con la moda de los smartphone, a los padres nos está costando poner límites a nuestros hijos sobre su utilización. Y claro, eso no solo está perjudicando a las relaciones sociales, al sueño y a la conducta de los niños, como también a su postura y seguridad.

Daños que causan los smartphone a los niños

El uso de los móviles por los niños

La utilización excesiva de los aparatos está haciendo daño a la postura de todos. Esa es una de las discusiones que tengo con mi hija. He tenido que prohibirla de usar su móvil mientras camina por la calle o cuando vamos de compras. No solo representa un riesgo en cuanto a su seguridad, como también en cuanto a su postura. Estudios apuntan que el uso excesivo de los teléfonos móviles, está haciendo algunos daños a los niños:

1. Problemas de columna. La mala postura que suelen adoptar los niños para manejar las tablets o los teléfonos móviles, está causando problemas en su espalda y columna vertebral. En casa, en la calle, en el autobús, etc., los niños adoptan una postura curvada o jorobada para jugar, para hablar o chatear con los amigos. Si esa postura ya es un hábito en su vida, a la larga puede causarle muchos problemas. Al flexionarse el cuello y comprimir los hombros, los niños están modificando su anatomía y la curvatura natural de su cuerpo. El desgaste empieza en el músculo, luego en las articulaciones y termina en el hueso. Y cuanto más pequeño es el teléfono, más curvatura hacen los niños para manejarlo.

2. Problemas sociales. Hay muchos casos de niños que solo se relacionan con los amigos o colegas a través de los chats móviles. Aparte de eso, se apartan de la convivencia familiar,  y solo quieren estar conectados las 24 horas del día. El psicólogo Javier Urra, ya habla de adicción a los móviles, es decir, de niños que no pueden estar sin sus smartphone.

3. Problemas de seguridad. El uso de móviles en la calle y además con el uso de cascos, representa un riesgo a la seguridad de los niños. No podemos olvidar de que en la calle hay obstáculos como agujeros, peldaños, árboles, etc., que pueden representar un peligro a quién va distraído con el móvil. Aparte de eso, el uso de cascos, evita que el niño escuche los ruidos del exterior, de los coches, etc., lo que puede provocar accidentes.

No olvidemos de que somos nosotros, los padres, los que debemos orientar y educar a nuestros hijos. No nos sirve de nada que en el colegio de nuestros hijos les prohíban llevar móviles durante las horas de clases, si en casa les permitimos usar sus móviles a la hora que quieran. Cada cosa en su momento y a su hora. Si no ponemos límites a nuestros hijos, ¿quién los pondrá?