Primer Día Internacional de las Niñas

¿Por qué las niñas deben tener un Día Internacional? Los Días Internacionales o Mundiales nos recuerdan una situación, en la que toda la sociedad debe ayudar para cambiarla. Hablan de enfermedades, desastres, pobreza, desajustes sociales, injusticias... En ocasiones, también se proclaman para celebrar algo bueno y positivo. Pero, el Día Internacional de las Niñas es un día triste o alegre, ¿qué pretende?

¿Qué hace vulnerables a las niñas del mundo?

Día Internacional de las NIñas

A la luz de los datos, las tres barreras que impiden el desarrollo de las niñas son la violencia de género, el embarazo en la adolescencia y  el acceso desigual a las oportunidades. Con el objetivo de cambiar esta situación, en 2009, la ONG Plan Internacional, con el apoyo del gobierno de Canadá, lanzó una propuesta a las Naciones Unidas para la creación del Día Internacional de las Niñas, respondiendo a la situación de vulnerabilidad que sufren millones de niñas en todo el mundo y que las hace las más pobres de entre los pobres.

Así, el Día Internacional de las Niñas surge para llamar la atención acerca de la vulnerabilidad y la difícil situación que viven las niñas en casi todo el planeta. Respecto a la violencia, sobre todo la sexual, es la que afecta en mayor medida a las niñas y adolescentes, ya que ellas son víctimas del 50 por ciento de las agresiones sexuales que se cometen en el mundo.

Esta situación les conduce, en muchas ocasiones al embarazo, una condición que las aleja de la educación y las sumerge aún más en la pobreza. A nivel mundial, el 70 por ciento de todas las personas que viven en extrema pobreza en el mundo son mujeres.  

El acceso desigual a las oportunidades se mide en materia de educación. Actualmente, hay 75 millones de niñas que no están escolarizadas y, por otro lado, una de cada tres niñas no logra acceder a la educación secundaria. Quizás sea por este motivo por el que las niñas están condenadas a ser más pobres. Según indica ONG Plan Internacional, un año adicional de educación secundaria aumenta los ingresos potenciales de una niña de un 15 a un  25 por ciento. Y además, es precisamente la falta de educación, lo que provoca que las niñas y adolescentes se queden embarazadas a edades tan tempranas, ya que las que más avanzan en sus estudios, más tarde deciden tener hijos.

Por ser niña, las féminas nos enfrentamos también a una sobrecarga de trabajo en el hogar y a unas mayores deficiencias en la salud y la nutrición. Hoy, primer Día Internacional de las Niñas, la ONG Plan Internacional da inicio a la campaña global “Por ser niña”, que tendrá una duración de cuatro años y tiene por objetivo incrementar el acceso de las niñas a un aprendizaje de calidad para disminuir las barreras que les impiden tener una vida mejor y fomentar la igualdad de género.

Marisol Nuevo.