10 consejos para enseñar a tus hijos a ahorrar energía

El 21 de Octubre se celebra el Día Mundial del Ahorro de Energía. Esta fecha trata de hacernos reflexionar sobre el consumo de energía que realizamos en nuestra vida diaria.

La energía que usamos para que funcione el ordenador, para iluminar nuestra casa o para calentar el agua de la ducha, la provee nuestro planeta. Sin embargo, a medida que explotamos más nuestros recursos naturales, éstos se van agotando. Darles un uso lógico, nos ayudará a cuidar la tierra.

Reconozcámoslo, quién no ha dejado alguna luz encendida sin necesidad, o no ha reciclado correctamente o ha utilizado el coche para un trayecto pequeño... yo sí. Lo primero que hemos de hacer es aplicar nosotros medidas energéticas, pero además es básico enseñar a nuestros hijos desde pequeños cómo ahorrar energía con unas simples medidas que ellos mismos pueden poner en práctica. 

Consejos para que los niños ahorren energía

Niña con bombilla

1. No hace falta ir en coche a todas partes, un paseo en familia hasta vuestro destino si es corto, un trayecto en bicicleta o incluso ir en transporte público es una práctica muy ecológica y ayuda a ahorrar energía.

2. Encended las luces cuando realmente haga falta, mientras tanto, aprovechad la luz natural. 

3. Enseña a tus hijos a apagar las luces una vez salgan de la habitación. En ocasiones no nos damos cuenta y la mayor parte de la casa está iluminada innecesariamente.

4. Cuando tus hijos son pequeños, lo ideal es bañarlos, ya que no tienen estabilidad suficiente para ducharse. Sin embargo, en cuanto veas que pueden estar de pie en la ducha sin problemas, sustituye el baño por una ducha. 

5. Enseña a tus hijos el valor del reciclaje. Edúcales para que conozcan los diferentes tipos de reciclaje y dónde han de echar la basura según sea su naturaleza.

6. Cuando terminen de ver dibujos en la televisión o su programa favorito, no apagues el televisor con el mando a distancia, sino con el interruptor. Muchos equipos continúan gastando electricidad aunque estén apagados. Es conveniente desenchufar si tu televisor no tiene botón de apagado completo.

7. Enseñar con el ejemplo es la mejor manera. Si dejas el móvil enchufado al cargador a pesar de haber terminado la carga, abres la nevera más tiempo del necesario, pones alimentos en ella que no necesitan frío para mantenerse o tu ordenador siempre está encendido, será difícil que aprendan buenas costumbres energéticas.

8. Tus hijos pueden ayudarte con la colada y tu puedes aprovechar este momento para enseñarles otro truquito para gastar menos energía: no utilizar una secadora, sino dejar que el sol seque la ropa.

9. Si vamos a lavarnos las manos antes de comer y no hace mucho frío, no hace falta abrir el grifo del agua caliente, podemos lavarnos las manos con agua fría.

10. Revisad si en casa tenéis bombillas de bajo consumo o todavía queda alguna incandescente. Las de bajo consumo gastan cinco veces menos que las incandescentes y tienen una vida útil hasta 15 veces más larga.

Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com